Cuesta encontrar un Mundial en el que, el último día, se decidan dos de los tres títulos. Cuesta pensar que los favoritos y líderes de 250cc y MotoGP, Jorge Lorenzo (Aprilia, 13 puntos más que Andrea Dovizioso) y Valentino Rossi (Yamaha, 8 puntos más que Nicky Hayden), pierdan los cetros por los que llevan meses peleando. Pero en Portugal, hace solo 15 días, se demostró que el Gran Premio de Valencia de hoy en Cheste (11.00 horas, TVE-1) ante, dicen, 130.000 aficionados, puede ser una caja de sorpresas. Como lo fue la carrera de Estoril, en la que Dani Pedrosa (Honda) tuvo la mala suerte de reducir considerablemente las posibilidades de Nicky Hayden al derribar en las primeras vueltas a su compañero de equipo y, hasta entonces, líder del campeonato. El manido argumento de "así son las carreras" podría ser esgrimido hoy, una vez más, por Dovi y el chico de Kentucky para coronarse reyes del mundo protagonizando una nueva y auténtica sorpresa. Tanto Lorenzo como Rossi tienen suficiente con acabar por delante de sus adversarios o pegaditos a ellos para conseguir los títulos mundiales. No más.

Lorenzo y Rossi han realizado tan buenos entrenamientos a lo largo de todo el fin de semana que, probablemente, no precisen de la ayuda de nadie para proclamarse campeones. "Espero no necesitar la colaboración de mis compañeros de Aprilia para derrotar a Dovizioso", dijo ayer el joven piloto mallorquín, que se reafirmó en que se encuentra "mucho más relajado, sereno, mentalizado y preparado que en la carrera de Estoril" para conseguir acabar por delante de su rival o pegado a él.

"He hecho los entrenamientos que tenía que hacer", señaló un seguro Rossi. "No hay mejor manera de asegurarse el título que confiar en uno mismo. Sí, ya sé que arrancar desde la pole y meter tres pilotos Bayliss, Capirossi y Nakano entre Hayden y yo es la mejor situación posible, pero se trata de una carrera y puede pasar de todo".

Lorenzo, que logró el segundo puesto de la parrilla tras Hiroshi Aoyama (KTM), y Rossi contarán con algunas ayudas. Giampiero Sacchi, máximo responsable de Aprilia, reconoció ayer que ha hablado con sus pilotos (Lorenzo, De Angelis, Locatelli, Barberá, Simoncelli y Debón) y les ha pedido que sean "inteligentes" pues para su fábrica es vital lograr el doblete después de que Álvaro Bautista arrasara en el campeonato de 125cc. "No hay órdenes de equipo --dijo Sacchi--. Todos saben lo que tienen que hacer". Otro dato: Lorenzo mostró ayer su "sorpresa" por lo bien que se está comportando este fin de semana su compañero Héctor Barberá. Parece que incluso los que no se soportan ni se hablan han aprendido la lección.

Pedrosa reconoció ayer que aún no había conversado con Hayden. "Pero sería inteligente que hablásemos antes de la carrera", dijo, dando a entender que ayer, antes de irse a cenar, compartiría unos minutos de diálogo y estrategia.

´TODO AL 69´ Hayden, que se ha hecho grabar en el culo de su mono la apuesta todo al 69 con montones de monedas y una escalera de color a la que le falta el as, aseguró ayer que necesita "una salida de relámpago" para engancharse cuanto antes a Rossi. ¿Y Rossi?. Anoche solo estaba preocupado por el resultado del Milan-Inter, que se disputaba en San Siro. "Si pierde el Inter, empezaré a estar preocupado. Si gana, dormiré feliz, optimista, ilusionado".