Las dos últimas victorias han reforzado mucho la confianza zaragocista y Víctor espera lograr en el Calderón un tercer triunfo que podría ser el impulso definitivo. "Un buen resultado nos instalará en la zona alta y, si mantenemos la moral y el trabajo en grupo como hasta ahora, será difícil que nos desplacen de ahí porque además hay calidad. Nos reforzaría mucho una victoria y vamos a jugar con ambición", señaló el entrenador, aunque también dejó claro que no será fácil superar al Atlético de Madrid porque "es uno de los grandes, con magníficos futbolistas y aspiraciones máximas, pero tenemos nuestras bazas para ganar, sin duda".

No quiso lamentarse demasiado el entrenador por las bajas por lesión de Celades y Aimar. "Perdemos a dos jugadores que estaban en un buen momento de forma y dos grandes generadores de juego, uno en la salida y el otro en la última franja del campo. Son ausencias importantes, pero tengo gran confianza en la plantilla y espero que no se noten. Además, hay que olvidarse de los que no están", señaló.

Espera un choque duro en terreno rojiblanco, donde hay mucho en juego y con futbolistas de calidad en ambas plantillas. "Será un encuentro físico, que nos exigirá muchísimo y que nos va a obligar a estar muy juntos, a tener ayudas permanentes, tanto en defensa como en ataque", sentenció, para después reconocer que al rival le han asaltado las sombras tras los dos últimas derrotas en Copa y en Liga, pero no lo ve en crisis. "Tienen ciertas dudas, como consecuencia de un par de resultados negativos, en el entorno y en el ambiente. Pero sigue siendo un gran equipo, muy bien dirigido, con buenos jugadores y construido para entrar en la Champions. Además, no creo que dos partidos sean capaces de tambalear un proyecto y más en la jornada séptima".

La clasificación sitúa a Zaragoza y Atlético con los mismos puntos y ambos desean volver a Europa la próxima temporada, "aunque los gastos en fichajes de ellos y los nuestros no son comparables. Con uno de los suyos se pagan todos los nuestros", avisó Víctor, que reconoció por último que el conjunto colchonero sufre más en casa que a domicilio: "Han exhibido un mejor nivel fuera, son más sólidos. Además, han perdido profundidad por bandas y gol con las bajas de Petrov y Maxi Rodríguez".