Víctor Fernández no podía ocultar su satisfacción tras el partido. El técnico zaragocista destacó el valor del triunfo en el Calderón y la forma de conseguirlo, menos brillante que en otras ocasiones. "Ha sido complicado, pero es una victoria importante porque, aunque nuestra propuesta es ganar a través del juego brillante, nos hemos demostrado que también somos capaces de responder cuando el partido entra en el terreno físico", explicó Fernández, que consideró que el Zaragoza había crecido en la segunda mitad y que había sabido frenar bien al Atlético de Madrid.

Para el ténico, el duelo del Calderón era una dura prueba, frente a un conjunto con grandes aspiraciones y sin dos jugadores importantes, Aimar y Celades, por eso el triunfo tiene mayor valor. "Hemos sido un equipo solidario y trabajador", destacó Víctor Fernández, que apostó por mantener la misma línea en próximos partidos. "Hemos aprendido que a través del trabajo y la intensidad defensiva también se pueden ganar partidos fuera de casa. Queremos seguir así, molestar a los grandes y ser un equipo protagonista", sentenció Fernández.

El preparador aragonés no suele individualizar felicitaciones cuando terminan los partidos, pero ayer quiso destacar la labor de Ángel Lafita, que disfrutó de su primer encuentro como titular en la presente campaña. "Quiero felicitar a Ángel porque ha hecho un gran partido por la izquierda. Después hemos tenido un problema por la derecha y ha defendido muy bien por ese costado, cortando balones hacia Galletti y Torres, ha tapado muy bien a Antonio López y a Víctor Bravo", explicó Fernández, que insistió en que ayer su equipo no había sido tan brillante como le hubiera gustado pero justificó ese hecho en el gran nivel físico que exhibe el Atlético de Madrid, especialmente en la medular.

FALTA DE ATENCIÓN Javier Aguirre terminó el partido con un gran enfado por la derrota cosechada por su equipo y, sobre todo, porque consideró que el Zaragoza no había sido superior al Atlético y que el choque se había decidido en un detalle. El conjunto rojiblanco ha pasado del tercer al décimo puesto en dos semanas. "En las dos últimas derrotas, no nos llegaron y hemos tenido un infortunio. Neutralizamos al Depor, la semana pasada, y al Zaragoza. Defensivamente estamos bien, pero ofensivamente llegamos poco y hemos tenido pocas ocasiones, las mismas que el rival, pero ellos las metieron y nosotros no", dijo, lamentando que su equipo hubiera caído por una "falta de atención".