Se enfrentaron en la Ciudad Deportiva dos equipos situados en la parte noble de la tabla, en un encuentro del cual se esperaba mucho. Sin embargo, el partido se decantó rápidamente hacia los locales debido a un fallo garrafal del meta Gascón, que dejó el balón a los pies de Esaú que, a puerta vacía, sólo tuvo que empujar el balón para adelantar al Zaragoza en el marcador.

Abad puso a prueba la inseguridad del meta Zaparaín en el minuto 25, pero sólo fue un espejismo ya que, sólo cuatro minutos después, Grande enganchó una gran volea y puso el balón en la escuadra. Un gran gol que parecía poner la puntilla al equipo visitante. Con el partido dormido, una falta lateral botada por Villar la peinó Jon, acabando el balón en la red y poniendo en el marcador algo de incertidumbre. Sin embargo, el que golpeaba con más seguridad fue el filial zaragocista. Valero y Grande pusieron en compromiso a un indeciso Gascón antes del descanso.

En la segunda mitad, el Utebo intentó crear peligro y a punto estuvo de empatar tras un fallo de Zaparaín, que dejó el balón en las botas de Villar, pero disparó alto. Con una oportunidad muy clara de Ripa, en el 54, el partido iba transcurriendo con un toma y daca entre dos buenos equipos cuando, de nuevo, en un disparo de Prieto, Gascón no acertó a despejar bien el balón y Esaú lo aprovechó para conseguir a placer el tercer tanto local.

El partido ya quedó totalmente roto, el Utebo atacó pero sin crear peligro. Prieto dispuso de alguna ocasión, pero sus disparos no encontraron puerta o los paró Gascón.