El fútbol base aragonés no entierra el hacha de guerra ante lo que considera una injusta situación y en busca de que se atiendan sus peticiones. La Comisión de clubs que se reunió ayer para estudiar en profundidad el conflicto acordó de forma unánime solicitar una reunión con carácter de urgencia con algún alto mandatario de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, o bien la consejera, Eva Almunia, o bien el viceconsejero, Juan José Vázquez, para estudiar la tesitura y ponerle fin cuanto antes.

Hasta que los representantes del fútbol base no escuchen la postura de la Consejería no tomarán una determinación en cuanto a los acciones a desarrollar por los clubs, pero estos están dispuestos a parar la competición de los Juegos Escolares si no se atienden sus propuestas.

Si finalmente esto sucede, más de 9.000 niños desde cadetes a benjamines se quedarán sin fútbol federado. Sus equipos están dispuestos a tomar esta medida de presión ante la progresiva disminución de la subvención de la Dirección General de Deportes de la DGA, que en cuatro años ha pasado de 90.000 a 60.000 euros, y ante el cambio en la gestión de la competición, que ha pasado de manos de la Federación Aragonesa de Fútbol, que llevaba organizando el fútbol base 13 años, a las de la empresa de servicios ABC Stadium, en colaboración con la Federación Aragonesa de Fútbol Sala y la Asociación de Deporte Laboral, que aporta los árbitros.

SIN COLEGIADOS El pasado fin de semana se pusieron en marcha los Juegos Escolares, con cerca de 200 partidos programados. De ellos, en casi 80 no había colegiado. "En muchos de ellos pitaron espectadores, gracias a la buena voluntad de los clubs, que se pusieron de acuerdo para no perjudicar a los niños. Ahora mismo, la competición es un caos", dice Ócar Flé, presidente de la Territorial, encargada de la organización y gestión de los Juegos hasta este año.

Los clubs del fútbol base se han organizado en dos comisiones, una para el fútbol y otra para el fútbol sala, en las que han delegado para negociar con la Consejería de Educación, Cultura y Deporte con vistas a encontrar una solución. En los próximos días estas comisiones, en las que hay representantes de los clubs más importantes de la comunidad como el Amistad, el Casablanca, el Real Zaragoza o el Santo Domingo Juventud, esperan la citación de la Consejería para poner fin a una situación que perjudica a más de 9.000 niños aragoneses.