En el Madrid ni siquiera los buenos resultados han podido llevar la paz al vestuario. Los nervios están a flor de piel. Ayer mismo en la sesión de entrenamiento Cannavaro tuvo un roce con Diarra y Van Nistelrooy con Raúl Bravo. Ahora, después del conflicto con Cassano, Ronaldo amenaza con el ser el próximo en saltar. El delantero brasileño estuvo calentando casi toda la segunda parte en el Tarragona. Sin embargo, el tanto de Helguera, que adelantaba al Madrid en el marcador, cambió la idea de Capello. El italiano ni volvió a mirar a la banda. Ordenó la entrada de Reyes por un renqueante Guti (m. 72) y dejó sudando a Ronaldo. Ni las miradas del astro carioca hicieron reflexionar a Capello. Menos aún cuando Robinho cerró el choque con el tercer gol. Ronaldo ni siquiera pudo escuchar la bronca de Cassano a Capello en el vestuario porque fue de los primeros en abandonarlo sin levantar la voz. Ahora se asegura que será titular mañana ante el Steaua. Si finalmente es así se parará un nuevo conflicto.