--Un tercio de temporada consumida ya da para un primer balance provisional. ¿Cuál es el suyo?

--Al margen del traspié ante Osasuna, estoy satisfecho porque el balance global es muy positivo y me siento esperanzado de cara al futuro. Se han superado mis expectativas, porque creía que nos iba a costar más arrancar. Hicimos cambios importantes en verano, pero el equipo entró en una dinámica buena en los resultados, con algo más de irregularidad en el juego.--¿Qué es lo que más le gusta?

--Que en el equipo hay carácter competitivo, ambición, compromiso y ese sentido ofensivo inherente a nuestro estilo. Todo eso nos ha hecho más agresivos y, por ello, con más posibilidades en la Liga.--Y además cuenta con el apoyo absoluto de la grada. Se vio en la derrota ante Osasuna.

--Es que la afición, pese a caer, nos reconoció. Esa comunión no debemos perderla porque nos hará más fuertes para superar obstáculos.--En el debe está la irregularidad...

--Es cierto. Eso es un defecto propio del equipo y general en la mayoría de la Liga. No sé si porque hay una gran igualdad o porque el torneo no es tan competitivo como creemos. Quiero pensar en lo primero, porque tres equipos se han clasificado con solvencia en la Champions y entre los doce primeros de la tabla hay bloques que se han reforzado bien. Eso se traduce en que nadie maneja con gran autoridad los partidos.--El Zaragoza ha ido creciendo hasta la derrota ante Osasuna. ¿Qué partidos fueron claves en ello?

--Todos, pero particularmente dos por lo mucho que nos han ayudado. En San Sebastián ganamos por primera vez fuera y rompimos una dinámica dudosa a domicilio tras las derrotas en Villarreal y La Coruña, y en El Calderón realizamos un choque muy completo. --Anoeta también fue importante porque se pasó del rombo al doble pivote en la medular.

--Cambiamos el dibujo para manifestar mejor el estilo, que sigue igual. Esas variantes nos han permitido mejorar porque se someten a las capacidades de los futbolistas.--Ante Osasuna el equipo pareció dar una respuesta física negativa cuando había sido excelente en el inicio de Liga. ¿Le preocupa?

--Pudimos dar esa impresión en los últimos momentos porque no tuvimos un buen control de juego, con muchos esfuerzos innecesarios e individuales. El equipo físicamente se encuentra a muy buen nivel y se demostró ante el Celta una semana antes. En ese sentido estoy tranquilo, me preocupan más las muchas lesiones que hemos tenido últimamente.--¿Le encuentra una explicación?

--Es algo accidental, pero puede afectar al rendimiento global.--Algunos de sus jugadores ven la derrota ante Osasuna como una lección del camino que no debe tomar el equipo, sobre todo en la segunda parte. ¿Está de acuerdo?

--Puede ser. La derrota debe invitar a la reflexión, pero no a la depresión. Si hacemos autoanálisis y después no nos alejamos de las pautas que hemos llevado, será un traspié sin más que no frenará en los objetivos.--Habla de objetivos y la palabra Champions ya se ha instalado, no solo en la afición, sino en muchos jugadores ¿Es una meta real?

--Saberlo lo marcará la competición en el tramo final. Plantearnos esto en la jornada 13 es una apreciación gratuita y poco consistente. Nuestra meta sigue igual: tener opciones hasta el final por entrar en Europa. ¿La vía? La que más se corresponde al Zaragoza actual es la UEFA. Otra cosa es que faltando seis jornadas tengamos acceso a cualquiera de las dos. Entonces, sí que habría que replantearse la meta. Lo más adecuado es pensar en sumar y ya se verá.--Pero este inicio de Liga ha sido una invitación a soñar.

--Y sueño permanentemente. Sueño con un Zaragoza campeón de Liga, con un Zaragoza en Champions, espectacular y que motive a la gente. Pero tengo los pies en el suelo y sé que hay muchas dificultades y rivales en el camino. Se están haciendo bien las cosas, eso es indudable, y ahora quiero ver la respuesta del equipo tras la primera derrota en casa, si se mantiene la ambición y la confianza. Eso nos dará más datos.--¿Esperaba más de Aimar? Hasta ahora solo dejó detalles.

--No lo ha tenido fácil. Llegó ya iniciada la pretemporada y, cuando se acercaba a su nivel, le vino la lesión. El mejor Aimar se vio ante el Betis, el que esperamos todos, pero entonces se lesionó y eso le hizo empezar otra vez casi de cero. Para desarrollar su fútbol necesita estar muy bien y ahora lucha por reencontrarse. Eso no le permite rendimientos constantes, pero es evidente que va a poder dar mucho más, sin duda.--Quién sí ha dado un nivel bastante alto ha sido D´Alessandro.

--Es cierto. Está teniendo una aportación muy positiva y me alegro mucho porque en el club se tenía confianza en él. Es un jugador de los que gustan en La Romareda, desequilibrante, valiente y que arriesga. --El hándicap está en su carácter. Se pudo ver el domingo pasado ante Osasuna en su enfado con usted cuando fue cambiado.

--Tiene un carácter y una naturaleza singulares. Eso me exige una labor especial, también una comprensión de sus compañeros y un esfuerzo de él hacia los demás. Hay que buscar el equilibrio para aprovecharnos de su talento y no alterar la armonía y la convivencia del grupo.--Aimar, D´Alessandro, Sergio, Diogo, Juanfran y Piqué llegaron este verano. Y de ellos solo el último no es titular fijo.

--Indica que acertamos de pleno. Es muy difícil fichar a seis jugadores, que la gran mayoría sean titulares y que todos hayan demostrado, con más o menos regularidad, que pueden ser importantes.--Diogo, D´Alessandro y Piqué están cedidos, aunque este último sin opción de compra. La intención es que sigan el próximo curso, ¿no?

--Estoy satisfecho de su evolución y confío en ellos. Y hay una sintonía perfecta entre los tres y el club para alargar su presencia, pero no hay prisas para ello. Queda tiempo.--El club ya decidió sobre Diego Milito y se hará con su propiedad. ¿Lo ve como ´Pichichi´ de esta Liga?

--Sin duda. Le va a favorecer el estilo y la ambición del equipo, pero sobre todo es un jugador con unas condiciones extraordinarias. A mí me entusiasma, no sólo por los goles, sino por lo que contribuye al juego y porque encaja a la perfección en la filosofía. Vive de sus compañeros y es capaz de generar sus propias ocasiones. No hay muchos delanteros así.--El debate se ha suscitado con su pareja entre Sergio y Ewerthon. Ahora recupera al brasileño...

--Lo más triste ha sido no contar con él por lesión ante Celta y Osasuna y perder opciones. Eso es más perjudicial que el hecho de un debate construido por el buen rendimiento, que me va llevar a ser injusto en alguna ocasión con alguno de los delanteros y que se quede fuera, pero así son las reglas del fútbol. --El otro día César Sánchez decía que el club debía alzar la voz en los comités y estamentos para tener un mejor trato arbitral.

--El actual consejo acaba de entrar y la voluntad es estar más presente en los estamentos, pero hay que respetar los tiempos y las circunstancias. No creo que el Zaragoza, en estos momentos, deba alzar la voz por una campaña de injusticia arbitral.--César también hablaba de los agravios de los comités.

--Yo no me siento agraviado ni por los comités ni por los árbitros. En los comités los únicos que han conseguido levantar una sanción fueron el Bar§a con Motta y el Valencia con Silva. Los otros 18 hemos tenido un trato similar. Vamos a ver qué pasa esta semana con lo de Zigic y el Racing. Eso sí, lo ideal sería que no hubiera ningún agravio comparativo.