Pese a que contará con un perfil menos montañoso que en ediciones anteriores, la Vuelta a España 2007 recupera la mítica etapa de los Lagos de Covadonga. Será en la cuarta jornada de una ronda con cuatro llegadas en alto, la última de la cuales, la de Abantos en la antepenúltima etapa, puede resultar decisiva según la mayoría de los directores que asistieron ayer en Madrid a la presentación de un recorrido con punto de partida en Vigo.

Sin la tradicional crono inaugural, la primera contrarreloj será en la octava etapa, con 49 kilómetros llanos entre Cariñena y Zaragoza. Puede ser una jornada clave para la Vuelta, pues a continuación llegarán dos etapas pirenaicas, con finales en los altos de Cerler y Arcalís.

En principio, no participará Alejandro Valverde, el gran animador de la pasada edición junto con el kazajo Vinoukurov, vencedor final. "De momento, voy a hacer el mismo calendario del año pasado: Tour, clásicas y Mundial, pero ya veremos cómo termino de cansado el Tour", declaró el ciclista. Sí confirmó su participación Óscar Pereiro, quien volvió a decir que es una "vergüenza" que el Tour siga sin un ganador oficial a día de hoy.