Ya no hay vuelta atrás. La Dirección General del Deporte de la Diputación General de Aragón ha decidido desestimar la mayor parte de las peticiones formuladas por la Comisión de Clubs de la Federación Aragonesa de Fútbol para seguir participando en los Juegos Escolares y a partir de enero los competiciones de fútbol y fútbol sala base pasarán a depender directamente del organismo federativo. La DGA se muestra dispuesta a modificar algunos puntos referentes a la normas del reglamento que rigen los campeonatos (como la concesión de bajas por medio de la Dirección General del Deporte sin contar con los clubs o la imposibilidad de mover jugadores dentro de los equipos del mismo club a partir del 28 de febrero), pero ninguno de carácter económico.

La FAF y sus clubs entienden que la DGA les adeuda parte de las subvenciones de los tres últimos años y que eso les ha generado un importante problema económico. La Dirección General del Deporte tampoco quiere hacerse cargo del coste que deben pagar los clubs por los arbitrajes y de los gastos de kilometraje en los desplazamientos. Los equipos de fútbol consideran que en otros deportes sí que se cubren ambas partidas y por ese motivo opinan que sufren un trato discriminatorio. En el año 2006, la DGA aún no ha entregado ningún dinero a la FAF y por ese motivo ha tenido que adelantar los arbitrajes de fútbol sala.