El Huesca trabaja ya en el nuevo proyecto en Segunda División. Uno de los temas pendientes es la continuidad o no de Onésimo, que llegó al club tras la marcha de Manolo Villanova al Real Zaragoza. Las exigencias del técnico, que pretende un buen número de cambios, alejan la posibilidad de que tome las riendas en Segunda. Por otra parte, el equipo se concentrará en Boltaña durante el mes de agosto. E. P.