Es una imagen que pasará a la historia: Luis Enrique sangrando por la nariz y llorando pidiendo justicia al árbitro. Era el Mundial del 94 y España cayó eliminada ante Italia en, cómo no, los cuartos de final. Tassotti no marcó, pero dejó la marca de su codo en el rostro del asturiano. "Me encantaría que Villa me vengase y que se pueda eliminar a los campeones del mundo", afirmó el nuevo técnico del Barça Atletic. "Tenemos ventaja porque no juega Tassotti", bromeó. Luis Enrique se mostró convencido de que España eliminará a Italia.