Que Sete Gibernau, exsubcampeón del mundo de motociclismo, recale en el equipo Ducati, flamante campeón del mundo de MotoGP, en sustitución del italiano Marco Melandri parece ya una operación de días. Tarde o temprano el nieto de Paco Bultó vestirá de nuevo de rojo y pilotará la Desmosedici GP8 o GP9 de gran premio, junto al australiano Casey Stoner, defensor de la corona.

Sete, que hace 15 días disfrutó en Mugello de tres días de entrenamiento con el equipo de test de la firma italiana, tomará parte, tal vez la próxima semana, en otra prueba, en esta ocasión con el equipo de carreras de la firma de Borgo Panigale, localidad próxima a Bolonia.

Livio Suppo, máximo responsable deportivo de Ducati, no quiso pronunciarse al ser consultado al respecto, pero no negó que su marca está seriamente preocupada por las bajas prestaciones de Melandri, que el pasado domingo acabó penúltimo en Donington y, de durar dos o tres vueltas más la carrera, habría sido doblado por su compañero de equipo. Suppo sí reconoció que le gustaría poder demostrar que la Desmosedici es una moto capaz de ser veloz, muy veloz, "en manos de otro piloto que no sea Casey Stoner".

Gibernau, que dejó el Mundial por presiones de su exmujer, Esther Cañadas, tiene unas ganas enormes de regresar a la competición. El test efectuado por Sete en Mugello, cuyo mejor tiempo (1.51.7) dejó satisfechos tanto al piloto como a la marca, "también fue utilizado por Sete para saber si realmente está o no a punto para volver a la dura competición", según reconoció en Donington un amigo del piloto. "Era evidente que, después de estar alejado un año, Sete quería saber si se atrevía o no a frenar en pocos metros llegando a la curva a más de 300 kilómetros por hora. Y se atrevió, sí, no tuvo miedo ni fracasó en su test personal", añadió.

Ducati, pues, programará, tras el Gran Premio de Holanda que se disputará el sábado en la catedral de Assen, nuevas sesiones de entrenamiento para seguir calibrando las posibilidades de Gibernau. El test sería, de nuevo, en Mugello, pero esta vez con el equipo de carreras.