Casi nadie en el Benfica duda de que Aimar será jugador del club portugués. Así lo reconocen en privado sus dirigentes y hasta el propio entrenador, Quique Sánchez Flores. El técnico del conjunto luso, que se encuentra en Viena presenciando la Eurocopa, confía plenamente en tener al Cai a sus órdenes, como ocurrió en su etapa como preparador del Valencia, y así se lo ha dicho a su entorno en los últimos días.

Eso sí, esa convicción no implica que el acuerdo entre los equipos esté próximo, pero la confianza en el Benfica es que todo se pueda cerrar la próxima semana. El club portugués se ha plantado de momento en los siete millones de euros y afirma que no tiene la intención de subir, mientras que el Zaragoza asegura que solo dará el 0K a la operación si la cifra está entre 8 y 10 millones.

Aimar sí tiene claro que la del Benfica es la propuesta más atrayente, aunque fuentes cercanas al mediapunta aseguran que aún no se ha comprometido con el club luso, tal y como se dice en Portugal. En todo caso, la oferta para el Cai es por tres temporadas --dos y una opcional--, con una ficha que mantendría los emolumentos que ahora tiene el Zaragoza (unos 2,6 millones).

El caso es que el Benfica se ha quedado solo y como líder aventajado en la pugna por Aimar. El Panathinaikos se ha retirado de la puja, a pesar de que su oferta llegó a ser de 7,5 millones, mientras que el Newcastle, el Lazio, el Paris Saint Germain, el Ajax o el Hamburgo no han concretado su interés.

AYALA Si Aimar se acerca al Benfica, este club tiene decidido que no apostará por Ayala, que salvo sorpresa monumental tampoco regresará a River. El central está convencido de continuar en el Zaragoza, con el que le quedan dos años.