"Parece que el gol de Marcelino fue ayer, pero han pasado ya 44 años y hay que ganar más torneos importantes. Tuve la suerte de jugar la Eurocopa de 1964, aunque la final me la perdí por una pequeña lesión. Ver a la selección ante Rusia fue como una moviola, me recordó a nuestro equipo, el fútbol de la segunda parte es de lo mejor que he visto en los últimos 20 años, es como se juega al fútbol, como nos gustaba jugar a los Magníficos. La final no solo la vamos a ganar, sino que vamos a golear. En mi opinión, debe jugar Fábregas y el equipo de la segunda parte ante Rusia. Con esta selección se puede ir al fin del mundo. Lo bueno no es que vayamos a ganar este torneo, sino que podemos ganar los que vienen. España practica un fútbol de toque, de calidad, nada de pelotazos largos. Luis ha tenido mucho valor de prescindir de viejas glorias. Ya se lo dije personalmente, ha tenido la valentía de poner a gente joven con clase y eso le ha dado el éxito".

La selección tiene hoy una más que merecida oportunidad de entrar en la historia por la puerta grande. España debe ser, de una vez por todas, una potencia futbolística mundial y, para lograrlo, sumar dos Eurocopas supondría un gran avace. Particularmente, fui de los que creí en este equipo desde el principio porque, como el nuestro hace ya 44 años, advertía en él una formidable ambición y está formado por jugadores que en sus clubs son fundamentales, que son capaces de echarse el equipo a la espalda, que, en definitiva, están preparados para asumir una responsabilidad como la de hoy.

En este deporte, primero hay que tener fútbol, luego pelear mucho y, además, tener una gotita de suerte para ser campeón. España posee todas estas cualidades, por eso no tengo duda de que es la gran favorita. Además, el tiempo ha demostrado que la mejor selección es la que ha escogido Luis Aragonés. Se ha acabado la época de grandes futbolistas como Raúl y hay que saber dejar paso a las siguientes generaciones. En este equipo no sobra ni falta ninguno. Hay 23 futbolistas preparados para jugar en cualquier momento y un grupo humano extraordinario.

España es favorita, somos mejores que Alemania. Los germanos solo nos superan a balón parado, de cabeza, pero en lo demás son inferiores. Aunque en un partido de fútbol pueden pasar muchas cosas, mi pronóstico es que España ganará por 3-1 si no sucede nada extraño. Ha demostrado ser la mejor selección del torneo y no sería justo otro desenlace.

Mi gol, el título de 1964, forman parte indisoluble de la historia y permanecerán para siempre, pero nuestro trofeo ha estado huérfano demasiado tiempo y ya es hora de que tenga compañía. Va a entrar en la historia un nuevo grupo de jugadores que ha practicado un gran fútbol y que ha hecho disfrutar a todo el continente. Por juego, se asemeja a nuestra selección, la de 1964. Este, como aquél, es un equipo que gusta de tocar mucho, de querer la posesión del balón para que el rival corra detrás. El estilo es parecido, nosotros teníamos unos centrocampistas de lujo como Lapetra, Suárez, Fusté, Pereda, Amancio... un equipazo sensacional que dominaba la pelota. Este equipo también toca muy bien el balón, son unos más que dignos sucesores. Nuestra quinta está muy orgullosa de que este magnífico grupo de deportistas sean los nuevos héroes del deporte español.

Autor del gol del triunfo en 1964.