Que el partido del próximo domingo en la pista del Murcia es una final para el CAI es una obviedad. Que también lo es para su rival es también sencillo de entender. Por ello, porque se trata de un partido importantísimo para el futuro de los dos (la continuidad de Curro Segura en el banquillo y de hasta algún jugador como Ondrej Starosta sigue en el aire y puede depender en buena medida de lo que suceda esta jornada), el anfitrión del encuentro está poniendo todo de su parte para que en el pabellón, que habitualmente registra entradas alrededor de los 4.000 aficionados, se produzca un lleno. Es decir, el CB Murcia quiere crear un clima de presión máxima para recibir al conjunto aragonés, que lo aventaja en la clasificación en un triunfo (lleva cuatro por tres de su enemigo, que ocupa plaza de descenso).

Para ello, el equipo pimentonero está regalando entradas con la intención de llenar el Palacio de los Deportes el domingo. Si el CAI Zaragoza viene de sumar cinco derrotas de forma consecutiva (Bruesa, Real Madrid, iurbentia Bilbao, Unicaja Málaga y Tau de Vitoria), la situación de su próximo rival, que descansó en la última jornada y que sigue sin cubrir la baja de Gonzalo Martínez, que recientemente anunció su retirada del baloncesto, es aún peor. Eso sí, una victoria permitiría al Murcia salir del descenso, mientras que si gana el CAI, daría un paso gigantesco hacia la permanencia.

Por eso, el Murcia regala una entrada a cada abonado y ha puesto precios realmente asequibles con tickets que van de 5 a 10 euros (cuando habitualmente cuestan entre 15 y 30). Además, los niños sólo pagarán dos euros para acceder a la instalación. El objetivo del equipo que dirige Manolo Hussein es recrear el ambiente que se vivió hace dos temporadas, en mayo del 2006, en las semifinales del playoff de ascenso a la Liga ACB, de la que finalmente salió victorioso el Murcia, aunque el CAI fue capaz de ganar un encuentro en aquel ambiente hostil. Ahora, los dos clubs vuelven a encontrarse. Para ello, la plantilla del CAI regresó ayer noche a los entrenamientos y mañana viajará a Murcia.