El Bernabéu gritaba de forma unánime el nombre de Rául, el capitán y símbolo del madridismo, mientras dos jugadores (Xabi Alonso y Ronaldo) se enzarzaban en una agria pelea para ver quién tiraba el penalti. Raúl callaba, el estadio se ponía de su lado y los dos fichajes discutían, a dos minutos del final del partido contra el Villareal, ya con 5-2 en el marcador, quién debía lanzarlo. Al final, se impuso la voluntad de Xabi Alonso, que desafió a la estrella portuguesa, a la que acusó de ñmentirosoO, según La Sexta.