Leo Franco se reincorporó ayer a los entrenamientos del Galatasaray tras no haber podido llegar a un acuerdo para desvincularse del club, con el que todavía le restan dos temporadas de contrato, y fichar por el Real Zaragoza, con el que ha pactado jugar las dos próximas campañas en sus filas con opción a otra más. Franco tiene una ficha alta en el Galatasaray (2.5 millones) y en el Zaragoza pasaría a cobrar 1,3 millones. Por ese motivo, el meta argentino desea que el club turco le abone como mínimo lo dejaría de percibir en caso de recalar en el cuadro aragonés y hasta el momento solo le ha ofrecido 650.000 euros. Leo Franco tiene también como agente a Hugo Buitrago, que puede tratar de desatascar la operación durante su estancia en Zaragoza.