El entrenador del Real Zaragoza, José Aurelio Gay, aseguró hoy que para que su equipo pueda obtener un resultado positivo en su visita al estadio de San Mamés todos sus jugadores deberán rozar el cien por cien de su rendimiento. "Todo el equipo tendrá que estar muy despierto y será necesario que todos los jugadores rocen el cien por cien de rendimiento, además de ser generosos en el esfuerzo", dijo.

El técnico madrileño también tiene claro que después de seis jornadas disputadas en la Liga española a su equipo el lograr un empate ante los bilbaínos no le sirve porque "es avanzar muy despacio y vamos con toda la ilusión y esperanza de ganarlo". Tenemos que intentar hacerle daño y adelantarnos en el marcador, ser generosos en el esfuerzo porque es un equipo que corre y trabaja mucho y le apoyan cuarenta mil espectadores desde el principio hasta el final", afirmó.

Una de las claves del partido, según Gay, estará en conseguir frenar la salida de los hombres de Joaquín Caparrós sobre todo "los quince primeros minutos que son fundamentales en San Mamés, pero estés en la situación que estés".

También destacó que en defensa deberán estar a su mejor nivel porque "centran desde cualquier lado buscando a su referencia, Fernando Llorente que está en el mejor momento de su carrera" pero a la vez pidió "desparpajo y descaro" a sus delanteros para poder "ganar el partido".

Gay es consciente de que el momento por el que atraviesa su equipo hace que haya "mucha gente que no confía en nosotros, pero tenemos lo más importante, el orgullo y la autoestima intactos y estoy convencido de que vamos a hacer nuestro mejor partido".

El parón de una semana en la competición liguera considera que les ha venido. "Cuando no ganas --argumentó-- viene bien porque entrenas más y para recuperarte anímicamente, y viene peor cuando ganas porque necesitas que el siguiente partido aparezca cuanto antes".

No obstante Gay insistió en que en el momento en el que logren la primera victoria van a recobrar "la confianza y la fe en lo que hacíamos y seremos un equipo difícil de ganar". "A pesar de que llevamos tres puntos en seis partidos -insistió- no somos un equipo muerto. El equipo está con muchas ganas y pensando que la victoria la podemos conseguir contra cualquiera".

Gay también analizó lo que ve en sus jugadores: "Tenemos intacto el orgullo y la autoestima, aunque es verdad que hemos perdido algo de confianza en lo que hacíamos y eso lo dan las victorias. Otro equipo en nuestras circunstancias hubiese arrojado la toalla y eso aquí no sucede".