El nombre de Fernando Llorente es, sin duda, la estrella de la semana en la preparación del Zaragoza. Ayer, en una suave sesión en la Ciudad Deportiva done la actividad física fue mínima, el único trabajo específico se centró en ensayar los movimientos defensivos para controlar los balones aéreos al delantero del Athletic, su capacidad goleadora y, sobre todo, contrarrestar el juego que genera en sus compañeros, que lo buscan como un faro en ataque para originar jugadas de remate posterior. Ése, como apuntó después Ander, es el gran peligro del delantero del Athletic.

Gay ensayó tácticamente con una defensa que casi siempre estuvo formada por Diogo, Lanzaro, Contini y Ponzio y que será la titular, ya que el argentino va a ocupar la plaza de Obradovic en el lateral zurdo. Por delante, se alternaron Pinter y Edmilson, pero sobre todo jugó el húngaro, que tiene todas las papeletas para ser titular mañana. Su labor será la de apoyar a los centrales cuando toque defender las acometidas del Athletic en la portería defendida por Toni Doblas, sobre todo por alto, además de hacer una clara función de escoba en la medular. Pinter debutará de este modo en un once zaragocista, que completarían Gabi, Lafita, Bertolo, Ander y Sinama.