"Sí, el Zaragoza es una posibilidad, pero no la única". La frase corresponde a una persona del entorno muy cercano a Bruno Gama. El mediapunta portugués guarda un celoso silencio sobre su futuro y así lo confirmó cuando este diario habló con él, pero confía en resolver su futuro en pocos días, toda vez que ya decidió no seguir en el Río Ave, con el que no se presentó el miércoles.

Con ese equipo le queda un año de contrato y en Portugal se asegura que el Zaragoza es uno de los mejor posicionados. El club aragonés, mientras, dice que no es un objetivo ahora. Ese papel es para Barrera.

El Vitoria de Guimaraes podría ser el destino de Gama, mientras que el futbolista maneja alguna propuesta en firme de la Premier y de Francia. A Bruno Gama lo representa Jorge Mendes, muy cercano a Agapito Iglesias en los últimos tiempos. La oferta por la que el Río Ave daría el sí a su salida tendría que superar el medio millón de euros. Ése es el objetivo que se ha marcado el club portugués por el mediapunta, de 23 años, que juega en la banda derecha y que puede hacerlo en la izquierda o como enganche.

La llegada de Gama supondría que el club abandonase, salvo sorpresa, la idea de incorporar a Barrera (West Ham) y Aguirre ahí no está por la labor. Su prioridad es el extremo mexicano y quiere agotar las opciones con él, aunque la negociación con el West Ham se está alargando. La cotización de Barrera tras la Copa Oro ha subido y el club inglés está retrasando un acuerdo que contemplaba la cesión por un año con opción de compra para el Zaragoza. El Spartak de Moscú es el equipo más interesado en Barrera en los últimos días y la semana que viene apunta a ser vital. El jugador dio de plazo hasta final de julio al Zaragoza para cerrar la operación. Si no se da, Barrera mirará otras propuestas.