José Mourinho, técnico del Real Madrid, no quiso referirse en ningún momento al Barcelona, asegurando que solo habla de su equipo y confirmando que Ramos "está perfecto" para jugar. Elogió a Benzema, dejó la duda entre Coentrao y Di María y dijo que de los clásicos había aprendido que no puede "decir las verdades". Además, el luso atizó a la UEFA: "A mí no me calla nadie, pero de la Champions no hablo mientras esté sancionado. Que redujeran mi sanción fue una victoria tremenda".Pep Guardiola, por su parte, recordó que "cuando hay un título en juego, no hay excusas" y que su equipo no puede escudarse en la falta de preparación para afrontar a doble partido la Supercopa. "Tampoco tengo la sensación que sea un título más importante para ellos que para nosotros", dijo el técnico, que no tiene "ni idea" de cómo jugará su rival. "El año pasado nos esperaron y también nos fueron a buscar. Es muy difícil adivinar cómo te van a jugar, porque tienen muchos registros", finalizó.