Todo apunta a que el Real Zaragoza dará por cerrado el capítulo de fichajes para la defensa con la incorporación del portugués Fernando Meira, que hasta ahora militaba en el Zenit de San Petersburgo ruso, pero todavía tendrá que incorporar varios refuerzos para el centro del campo y la delantera con el objetivo de terminar de perfilar la plantilla para el curso 2011-2012. Para la zona medular ha recibido últimamente el ofrecimiento de Luca Cigarini y Mariano Bogliacino, dos jugadores que pertenecen al Nápoles y que no entran en los planes del cuadro napolitano. Cigarini, de 25 años, estuvo cedido la temporada pasada en el Sevilla, mientras que Bogliacino, de 31 años, lo hizo en las mismas condiciones en el Chievo Verona.

Luca Cigarini juega de mediocentro y Mariano Bogliacino puede hacerlo también en ese puesto y en la parte izquierda de la zona medular. Bogliacino es uruguayo, pero no ocupa plaza de extranjero por tener pasaporte italiano. En la campaña 2003-2004 estuvo en las filas de la UD Las Palmas. Ambos jugadores han sido ofrecido también al Mallorca, que esta semana disputó un partido amistoso en su campo contra el Nápoles (0-1). El club balear necesitaría un centrocampista si traspasa a Jonathan de Guzman al Rubin Kazan. En Italia se ha interesado por Cigarini el Atalanta, mientras que el Chievo Verona trata de seguir contando con el concurso de Mariano Bogliacino.

PABLO BARRERA El Zaragoza, además, sigue pendiente de la contratación del mexicano Pablo Barrera, que es una petición expresa de Javier Aguirre. Barrera se desenvuelve principalmente en la parte derecha del centro del campo. El futbolista ya ha manifestado su deseo de recalar en el conjunto zaragocista, pero el West Ham, su actual club, que esta campaña jugará en Segunda División, se muestra reticente a cederlo si no recibe alguna compensación económica a cambio por el préstamo. El club aragonés solo quiere pagar los 800.000 euros de su ficha.

Pablo Barrera es el jugador elegido por el Real Zaragoza para cubrir la plaza de extranjero que dejaría vacante Ivan Obradovic, a quien el club aragonés pretende traspasar o ceder. Si Barrera no viniera definitivamente, el Zaragoza tendría más margen de maniobra para contratar el delantero centro que busca, porque entonces podría ser hasta extranjero. El conjunto zaragocista se ha fijado inicialmente en el portugués Hugo Almeida, pero el Besiktas solo lo dejará salir si cae el descenso por el presunto amaño de partidos. Además de Obradovic, el club aragonés también pretende vender a Lafita y Uche.