La atrayente música de la Champions volverá a sonar esta tarde en el Foro Grimaldi de Mónaco, que acogerá la gran gala del fútbol europeo a las 17.40 horas. El Barça estará en el grupo de los cabezas de serie, tras proclamarse campeón en Wemble, y confía en tener un plácido sorteo, aunque la mala fortuna podría deparar algún obstáculo como el Manchester City. Junto al equipo de Guardiola, el Madrid, el Villarreal y el Valencia completarán la representación española en la Liga de Campeones. Como en ediciones anteriores, no será posible un enfrentamiento entre dos equipos de un mismo país a lo largo de la fase de grupos.

Como cabeza de serie, el campeón de Europa evita automáticamente al Manchester United, Chelsea, Bayern, Arsenal, Madrid, Oporto e Inter. El equipo blanco, que se había quedado fuera del grupo de los elegidos, vuelve a la élite tras las semifinales del pasado curso en la que jugaron contra el Barcelona. Mientras, el Villarreal y el Valencia, que completan el póquer español, solo igualado por Inglaterra, estarán en el segundo bombo. Ahí aparece el otra amenaza importante, el Milan, el campeón de Italia. El Lyón y el Shakhtar son otros equipos destacados de este bombo, en el que también está el Benfica de Nolito, Saviola, Aimar y Capdevila. El Marsella, el más apetecible.

En el tercer bombo, nadie quiere al pujante Manchester City, que este verano se ha gastado 100 millones de euros en fichajes. Agüero, Silva o Touré Yaya son las grandes amenazas del conjunto británico. Más sencillos parecen, por ejemplo, el Lille y el Basilea. En el último grupo, el Borussia de Dortmund es el mejor equipo, aunque la sanción al Fenerbahce podría terminar por mandarle al tercer bombo. Es el campeón de la Bundesliga y tiene un bloque muy joven y de un juego exquisito, con Gotze como estrella y Lucas Barrios como goleador. El Viktoria Plzen de la República Checa y el Otelul Galati de Rumania son las grandes cenicientas de este sorteo. El Arsenal, que dejó fuera al Udinese, y el BATE, que venció al Sturm Graz, fueron los últimos en subirse al bombo de los elegidos.