La expedición del Real Madrid, que se desplazó definitivamente en avión, fue recibida ayer con una gran expectación a su llegada a Zaragoza. Un buen grupo de aficionados acudió ya al aeropuerto para ver a los madridistas y después hubo todavía más gente a la llegada al hotel Palafox.