Los dos equipos de Manchester, el United y el City, se colocaron como líderes de la Premier League después de realizar dos espectaculares exhibiciones en la jornada de ayer ante el Arsenal y el Tottenham, respectivamente, en una jornada inolvidable que augura una temporada extraordinaria en el fútbol inglés.

El Manchester City de Agüero fue el primero en aparecer en escena, Fue en White Hart Lane, donde impuso el fútbol de toque y sentenció con cuatro tantos de Dzeko. El francés Samir Nasri, recién llegado del Arsenal, debutó como titular y gobernó el centro del campo citizen junto al exbarcelonista Yaya Touré y el español David Silva.

El dominio de los de Mancini se trasladó al marcador en el minuto 34, cuando Dzeko remató de cabeza una jugada que nació de una triangulación en el borde del área entre Nasri y el Kun. El bosnio volvió a golpear cuatro minutos antes del descanso.

El tercero llegó de nuevo de las botas de Dzeko, a los diez minutos de la segunda parte, después de una jugada iniciada por Agüero. Agüero aprovechó un pase en profundidad de Nasri para definir, en el minuto 60, el cuarto del City frente a un Friedel impotente. Kaboul recortó distancias tras rematar un córner y Dzeko cerró la goleada en el tiempo añadido.

En Old Trafford, el United respondió de manera contundente al aplastar al Arsenal (8-2), con un hat-trick de Wayne Rooney incluido, y desarmó al equipo de Arsène Wenger que, tras sumar un solo punto en tres jornadas, queda relegado al puesto 17 en la clasificación de la Premier.

El equipo de Ferguson asestó el primer golpe en el minuto 22 con un cabezazo de Welbeck. Apenas cuatro minutos después, De Gea evitó el empate al atajar un penalti que Van Persie lanzó pegado al palo izquierdo. Poco después, Ashley Young se hizo con un balón despejado de forma imprecisa por la defensa gunner para acertar en la escuadra de Szczesny con un disparo desde fuera del área.

Otro tiro desde fuera del área, esta vez de Wayne Rooney, dejaba a los de Wenger tres tantos por debajo en el marcador antes del descanso, aunque Walcott, con el tiempo de la primera parte agotado, recortó distancias colando un balón por debajo de las piernas de De Gea (3-1).

Rooney, Nani y Park, entre los minutos 64 y 70, pusieron el 6-1 en el marcador, antes de que Van Persie tratase de mantener el honor de los gunners sumando el segundo para su equipo en el 74. Rooney, en el 82, y Young, ya en la prolongación, cerraron la insólita victoria del United.