El Valencia logró ante el Gante tres puntos vitales en su lucha por pasar a la siguiente ronda tras imponerse por 2-1 en un encuentro el que pudo golear en la primera parte pero que finalmente sacó adelante gracias a un gol en propia puerta del conjunto belga a un cuarto de hora del final.

Desde los primeros minutos se vio a un Valencia muy agresivo, con una buena presión, que le permitió recuperar muchos balones y generar peligro por las bandas, donde un entonado Feghouli y Santi Mina desbordaban una y otra vez a los defensas del campeón belga.

El punta gallego tuvo las primeras oportunidades para inaugurar el marcador, pero ese honor le correspondió al internacional argelino que, de tacón, marcó el 1-0 tras un gran centro de Cancelo desde la banda derecha. Sin embargo, el Gante sacó petróleo de un mal despeje acrobático de Santi Mina que aprovechó Foket para empatar con un espectacular zurdazo.

Si en la primera parte el Gante marcó sin merecerlo, en la segunda fue el Valencia quien lo consiguió en una afortunada jugada en la que un centro de Joao Cancelo se estrelló en el larguero y el rechace le cayó a Gayá cuyo disparo dio en el cuerpo de Mitrovic y se alojó en las mallas.