Ranko Zeravica, entrenador tanto del Club Baloncesto Zaragoza en 1987 como del Basket Zaragoza en 2002 en la Liga ACB, nació en Novo Milosevo, Yugoslavia --hoy Serbia--, el 17 de noviembre de 1929, fue entrenador del Partizan y del Estrella Roja y cosechó sus mayores éxitos con la selección de Yugoslavia, con la que se proclamó campeón olímpico y del mundo.

Su primera experiencia en España fue en el Barcelona, de 1974 a 1976, para llegar posteriormente a la capital aragonesa de la mano de José Luis Rubio. En su primera temporada, con Piculín Ortiz y Lemone Lampley acompañando a los Arcega, Capablo, Díaz, Zapata y Ruiz Lorente, quedó tercero en la Liga, solo por detrás de Barcelona y Real Madrid, mientras que en la segunda, con Mel Turpin y Leon Wood como extranjeros, finalizó en cuarta posición.

Al Basket Zaragoza 2002 llegó en su primera temporada de vida, el curso 2002-03, para ser el asesor deportivo de la entidad y, posteriormente, ocupar el banquillo en sustitución de José Luis Oliete y hasta la llegada de Alfred Julbe. Esa fue su última experiencia como entrenador, aunque desde entonces estuvo muy vinculado a la ciudad, ya que residía en la capital aragonesa. Su esposa, Zaga, también fue entrenadora del Banco Zaragozano, que consiguió la Copa de la Reina en 1990.

En febrero de este mismo año fue sometido a un cateterismo que le detectó un pequeño coagulo en uno de los tres bypass que lleva en el corazón, intervención que sirvió asimismo para eliminar ese problema. Zeravica ya fue operado en su país, Serbia, hace cinco años, después de haber sufrido otro infarto.

El veterano exentrenador fue uno de los protagonistas en la gala del deporte que organizó el Ayuntamiento de Zaragoza para premiar a los más destacados del 2014. Entonces, Zeravica se llevó un galardón que reconocía su extensa y exitosa trayectoria en el baloncesto, con Zaragoza como gran protagonista.