Quince puntos de 21 es la reacción que ha firmado el Real Zaragoza en las siete últimas jornadas, donde ha logrado amarrar el 71,4% de los puntos que ha puesto en juego a través de cuatro victorias --Leganés, Córdoba, Lugo y Albacete-- y tres empates en Pamplona, en Vitoria y en Tenerife. La línea que ha mantenido el conjunto aragonés en la reacción es la que debe de seguir en los 12 partidos que quedan. La proyección de ascenso directo con los resultados en la actualidad sitúa la meta en torno a los 70, un ascenso relativamente barato. Eso implica que al Zaragoza le faltan 24 puntos y tiene 36 por delante. Es decir, tiene que lograr dos tercios de los que quedan, el 66,6%.

Esa misma proyección numérica sitúa la meta de la promoción, los puestos que van del tercero al sexto en la clasificación, en los 65-66 puntos para esa última posición, la sexta, de playoff. Al Zaragoza, le faltan pues, unos 20 y tendría que amarrar el 55,5% de los que quedan por disputarse. La igualdad de la categoría hace prever que la distancia entre el ascenso directo y la promoción no será excesiva. De hecho, ahora mismo, entre el segundo, el Alavés con 50 puntos y el décimo, el Elche (44), hay solo seis de distancia.

El Zaragoza ha logrado recortar diferencia con todos sus rivales desde que acabó el mes de enero. Entonces, tras perder en Almería, vislumbraba la sexta plaza a seis puntos, la segunda posición, el ascenso directo, a nueve, y el liderato, a 12. Ahora, siete jornadas después, ya es quinto clasificado y está en zona de playoff, tiene la segunda posición a cuatro puntos y el liderato del Leganés, a 7.

Sin embargo, la irregularidad en la primera vuelta del campeonato liguero con Ranko Popovic y lo que le costó a Lluís Carreras hacer que el equipo se levantara desde que tomó las riendas en la decimonovena jornada propiciaron que el ascenso directo se viera como una quimera a finales de enero por la distancia perdida. Parte de esa diferencia se ha reducido, también por los errores de los rivales directos, ya que equipos como Osasuna, Alavés o Córdoba han bajado sus prestaciones, pero el Zaragoza se quedó con poco margen de error y sigue contando con ese reducido margen.

Al Zaragoza le restan por disputar seis partidos en casa y otros seis a domicilio. En La Romareda tiene que jugar contra Girona, Mallorca. Alcorcón, Bilbao Athletic, Nástic y Oviedo. Mientras, fuera tiene que ir a los campos del Elche, el Valladolid, la Ponferradina, el Numancia, el Huesca y el Llagostera.

COMO EN LA 13-14

Si se cumple la actual proyección de puntos y el ascenso directo se sitúa en esos 70 puntos, será uno de los más baratos desde que se implantó en la 10-11 el modelo actual, por el que suben los dos primeros clasificados y el tercer ascenso se dirime por la fórmula de eliminatorias de playoff entre los cuatro equipos que acaban del tercero al sexto. Solo la 13-14, en la que el Deportivo de La Coruña firmó 69 puntos y acabó segundo, se puede comparar con la actual, donde la igualdad es manifiesta cuando ya solo restan 12 jornadas, menos de un tercio de la competición. Esa campaña ascendió como primero el Eibar con solo 71 puntos.

En las otras temporadas la medalla de plata final exigió un mayor esfuerzo y una regularidad muy superior. El Sporting, la temporada pasada, logró 82 puntos para ser segundo, en la 12-13 el Villarreal se fue hasta los 77, mientras que el Celta conquistó 85 en la 11-12 y el Rayo Vallecano, 79 en la 10-11.