Suzuki ya se ha decidido. Bueno, dicen, que quien se ha decidido es el mánager del equipo japonés, el italiano Davide Brivio, antes vinculado a Valentino Rossi, ya que si por la firma japonesa de Hamamatsu hubiese sido tal vez el catalán Aleix Espargaró se hubiera quedado en el equipo de MotoGP. Pero, finalmente, Brivio, tras reemplazar al catalán Maverick Viñales, que se fue a Yamaha, por el veloz pero inestable Andrea Iannone, ha escogido al también catalán Àlex Rins, actual líder de Moto2 en el equipo de Sito Pons, para sustituir al mayor de los Espargaró en el ‘team’ azul de la próximas dos temporadas.

La llegada de Rins a Suzuki completa la parrilla de los dos próximos años (el de Lleida también ha firmado por dos temporadas, como todos los ‘magníficos’) del Mundial de la categoría ‘reina’ 2017-2018. Yamaha correrá con Rossi y Viñales, Honda seguirá conMarc Márquez y Dani Pedrosa, Ducati estrenará el año con Jorge Lorenzo y Andrea Dovizioso y Suzuki revolucionará su equipo con dos pilotos nuevos, cosa que no quería la fábrica japonesa, Iannone y Rins.

RINS, LA ÚLTIMA PERLA

Rins, de 20 años, debutó en el Mundial de Moto3 en el 2012 tras proclamarse campeón de España de 125cc y, a partir de ahí, no ha hecho más que crecer y brillar, tanto por su regularidad como por sus resultados y, muy especialmente, por su finísimo estilo de pilotaje.

Ganador de 12 grandes premios y conquistador de 37 podios en las carreras que lleva disputadas en el Mundial, Rins lidera en estos momentos el campeonato de Moto2 con 116 puntos, ocho más que el británico Sam Lowes y 10 más que el actual campeón de la categoría, el francés Johann Zarco.