Ronald Koeman estalló tras la derrota azulgrana en Madrid. El técnico del Barça cargó contra el árbitro, no se mordió la lengua y acusó directamente al colegiado de la derrota ante el conjunto blanco por no haber pitado un penalti, para él clarísimo, cometido sobre Martin Braithwaite cuando su equipo más apretaba al rival, con 2-1 en el marcador y con la oportunidad de haber podido empatar de señalarse la pena máxima... o por lo menos, según palabras del entrenador neerlandés, para que el VAR hubiese revisado la polémica jugada que también calentó a Gerard Piqué en el banquillo del pequeño Alfredo di Stéfano.

"Todo el mundo ha visto el partido y si eres del Barça tienes que estar muy descontento por las decisiones arbitrales. Solo pido que el árbitro acepte las decisiones, y era penalti. Era clarísimo, tan clarísimo que tenemos que aceptar lo que ha pasado y callarnos. Ya he dicho lo que pienso, y perfecto. Pero si el penalti era clarísimo, ¿para qué hay VAR en España? Y todo el mundo lo piensa, ¿para qué hay un línier y un cuarto arbitro? Ha habido un penalti y lo ha visto todo el mundo", reiteró Koeman enfadadísimo a preguntas de la televisión, en el mismo césped. Luego reiteró las quejas arbitrales en la conferencia de prensa con el resto de periodistas.

Pésimo primer tiempo

El profundo enfado no le hizo olvidar el pésimo primer tiempo que jugó su equipo, entregado al Real Madrid, pero no la reacción azulgrana tras el descanso y el monumental cabreo por no revisarse, al menos, la polémica jugada sobre Braithwaite. "No quiero decir que perdimos el partido solo por el arbitraje. Pero ha habido jugadas que, en mi opinión, podían ser penalti, que lo ha visto todo el mundo y con el línier a pocos metros. No entiendo por qué hay VAR en nuestro deporte y no se emplea para jugadas como esta. El VAR está para ayudar al árbitro que no lo puede ver todo. Pero mejor no hablar más porque hemos perdido el partido", siguió protestando Koeman ante los periodistas.

Y pese a afirmar que no quería hablar más del tema aseguró que comprendía el enfado de jugadores como Piqué, aunque sin citarlo directamente, después de que el defensa azulgrana le pidiera explicaciones al árbitro a la conclusión del partido. "No soy el único que está enfadado porque mis jugadores también están tristes por las decisiones arbitrales y por el penalti. Hay varios futbolistas que llevan muchos años en el Barça y tal vez entienden que una vez más no ha habido decisiones acertadas. Tal vez se les podría preguntar a ellos. Siempre defiendo a mi club y a mis jugadores y no quiero añadir más sobre este tema", zanjó Koeman sin esconder su enfado.

Más prudente fue Sergi Roberto. "Vi la jugada y me ha molestado que no la hayan revisado porque hubo contacto".

Zidane

Por su parte, Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, aseguró que su equipo mereció la victoria en el clásico, lamentó las ocasiones perdonadas para no haber sentenciado antes el encuentro y destacó la capacidad de sufrimiento de sus jugadores.

"Ha sido un partido complicado. La primera parte fue nuestra, sufriendo también ante un muy buen equipo como el Barcelona que te encuentra huecos con su técnica. Pero merecimos la victoria porque hemos tenido muchas ocasiones para meter el tercero y el cuarto", afirmó en rueda de prensa.

"Al final sufrimos porque nos exigió físicamente mucho este partido, como el del Liverpool, pero es normal ante estos equipos", añadió.

El Real Madrid asaltó el liderato provisional de LaLiga Santander y está a un paso de las semifinales de la Liga de Campeones. "Lo que estamos haciendo es muy difícil", resaltó Zidane que destacó la labor de los menos habituales. "También con jugadores que juegan menos que entraron muy bien en los cambios. Era importante ver a los jugadores porque necesitamos a todos y están comprometidos con lo que estamos haciendo. Ha sido un partido trabajado tremendo. Lo mejor es que lo terminamos con tres puntos".

Zidane lamentó el golpe en la rodilla que impidió acabar el partido a Lucas Vázquez y confía en que pueda estar el próximo miércoles ante el Liverpool. "Tiene un golpe muy fuerte y no podía seguir. Odri entró en su sitio y no cambió nada".

Terminó con un mensaje de calma el técnico francés intentando frenar la euforia que provocan los buenos resultados. "Al final tenemos que seguir, no hemos ganado nada. Es un partido, un triunfo que no cambia nada. Estamos en la pelea como los demás".

"Tenemos que seguir con lo que estamos haciendo, no va a cambiar nada hasta final de temporada. Sabemos que va a ser difícil y vamos a seguir nosotros, sin pensar ni ver lo que se dice fuera", sentenció.

Ronald Koeman, entrenador holandés del Barcelona, lamentó la derrota frente al Real Madrid, criticó una acción dentro del área de Mendy sobre Martin Braithwaite, de la que dijo que fue "un penalti clarísimo", y confesó que "una vez más" tienen que callarse por la actuación arbitral.

El Real Madrid, con goles en la primera mitad del francés Karim Benzema y el alemán Toni Kroos, ganó al Barcelona, que redujo diferencia en la segunda parte con un tanto del canterano Oscar Mingueza.

"Todo el mundo ha visto el partido y creo que si eres del Barcelona estás caliente y muy descontento por dos decisiones del árbitro. Aun así, primero quiero decir que en la primera parte no hemos estado bien, ni atacando ni defendiendo, y que en la segunda mejoramos", dijo Koeman, en declaraciones a Movistar +.

El técnico holandés criticó la actuación arbitral y subrayó que solo "pide el árbitro que acierte en decisiones" porque la acción de Mendy con Braithwaite es "penalti".

"Una vez más tenemos que aceptarlo y tenemos que callarnos. Ya he dicho lo que pienso y perfecto. Si no es 2-2, claro. Lo otro es otra cosa. Hay que pedir tiempo extra y hay cosas que han pasado, pero es penalti clarísimo y no hay VAR. No sé por qué no hay VAR en España. Todo el mundo piensa que es penalti", dijo Koeman, que preguntó al periodista.

"¿Has visto la jugada?, ¿es penalti? Si no quieres mojarte, no te mojas", manifestó.