«¿Cómo te lo ibas a imaginar con los pocos referentes que teníamos?», dice Nuria Mallada sorprendida. Cuando ella y Mapi León compartieron vestuario en el Zaragoza CFF ya era algo impresionante llegar a jugar en Primera División en el fútbol femenino. Por esto mismo, aunque la Champions sea del FC Barcelona, «ayer ganamos todas», explica la que es ahora jugadora de la SD Huesca en Primera Nacional. 

Quizás nadie podía esperarlo hace diez o quince años, pero Mapi se lo ha ganado. Desde pequeña, iba acompañada de un balón a todas partes. Cuando tenía diez años, su hermano fue a probar a la Agrupación Deportiva Gran Vía 83, club de fútbol sala. «El niño venía a probar para apuntarse al infantil y ella le acompañaba, pero pensaba apuntarse a voleibol», cuenta Carlos Arregui, que ahora es presidente del conjunto zaragozano y añade que al final las circunstancias «se dieron al revés». 

«¿Cómo te lo ibas a imaginar con los pocos referentes que teníamos?»

Nuria Mallada - Jugadora de la SD Huesca

«Yo la provoqué, le pregunté si se quería apuntar al alevín y se quedó parada diciendo ‘pero este hombre qué me dice’, miró a su madre y acabó probando», relata Arregui. «Ella se quedó y su hermano se fue a voleibol», recuerda. Esta fue la primera toma de contacto de Mapi León con un equipo deportivo. Ni siquiera era de fútbol, sino de fútbol sala. En ese club le pasó parecido a Raúl Guti, que tiene un año menos que la azulgrana y ahora juega en el Elche. «A los dos se les veía que la pista se les quedaba pequeña», comenta el presidente. 

También salieron jugadores de fútbol sala, como Óscar Villanueva, del Fútbol Emotion Zaragoza. Mapi cumplió los trece y ya no podía seguir en equipo mixto, fue allí cuando dio el salto al fútbol once. Pero antes de eso también fue a la selección aragonesa. Jano Camín, que fue quien la seleccionó, comenta que «era la mejor de su equipo». Coincide Arregui: «Los rivales tenían más miedo cuando ponía a las dos chicas a jugar (junto a su compañera Leticia) que cuando había cuatro chicos», ríe. Y al describirla como jugadora, su exentrenador asegura que era «un terremoto». Mapi León «solo quería jugar, le daba igual donde la pusieras, incluso se ofrecía de portera si hacía falta», cuenta convencido.

«Cuando jugaba a fútbol sala con chicos era la mejor de su equipo»

Jano Camín - Exseleccionador aragonés de fútbol sala

Camín asegura que había dos chicas en la comunidad que destacaban sobre las otras. Bárbara Latorre y la propia Mapi. Las dos empezaron en el fútbol sala. Pero tampoco imaginaba que fuese a llegar hasta tal punto. «Quién me iba a decir que esta chiquilla iba a ganar una Champions»... Suspira. Nadie lo iba a imaginar, porque además ningún otro equipo español lo había hecho antes. Hasta que lo consiguió el Barcelona, con la aragonesa como titular. 

Ni siquiera los hombres que salieron de su mismo club de fútbol sala, que parece que el éxito está más al alcance del género masculino en el deporte, se han hecho con una gesta similar. «Muchas veces la diferencia la marca la constancia», comenta Carlos Arregui. Precisamente Nuria Mallada asegura que Mapi es «muy trabajadora y ambiciosa». «Cuando ella llegó al primer equipo del Zaragoza CFF yo ya estaba allí, enseguida se hizo con el dominio de la banda izquierda», relata la jugadora del Huesca. Ya no juega en la banda, con el Barça ocupa la posición en el centro de la zaga.

También Jano Camín habla sobre ese esfuerzo, destaca que se alegra por este éxito porque «es un sacrificio muy grande el que hacen estas chicas», confiesa. «Se tienen que ir de aquí para estar presentes, me alegro por ella, por su familia y por el fútbol femenino», asevera y apostilla que espera que con estos triunfos de esta y más aragonesas «se den cuenta de que se está trabajando bien en el fútbol femenino pero se necesita más ayuda». 

Ahora ya hay referentes. Las niñas que cojan un balón podrán fijarse en algunas aragonesas que han llegado a la élite del fútbol español. Y desde el domingo más todavía, porque se ha hecho historia. Y también Mapi León ha entrado entre los grandes nombres del fútbol aragonés. Pocos aragoneses han levantado esta Copa. 

Lo hizo en 1957 Manuel Torres con el Real Madrid, cuando todavía se llamaba Copa de Europa. También Jesús Vallejo, en el 2018, con el club merengue, pero sin llegar a entrar en la convocatoria del equipo. La jugadora del Barcelona ha conseguido «una meta más», como dice Arregui, y el técnico asegura que «no tiene límite y sí afán de seguir». Seguirá escribiendo historia.