Dos metales se lleva Aragón para casa de los Campeonatos de Europa sub-20 que se han disputado en Tallin (Estonia). Primero, Mireya Arnedillo se sobrepuso a las molestias físicas que había tenido en los últimos días y consiguió con merecimiento la medalla de bronce en el 1.500, pero el plato fuerte vino con Pol Oriach, que no solo se colgó el oro, sino que además hizo mejor marca personal y récord de Europa de la categoría. Otra actuación sublime de la gran promesa oscense.

El atleta del Hinaco Monzón controló en todo momento la carrera desde la segunda posición, marcando la distancia con respecto al joven danés Axel Vang Christensen (sub-18), que desde el primer momento apostó por una carrera de ritmo muy alto y en la que consiguió marcharse en solitario.

Sin embargo, en la última vuelta comenzó a flaquear el corredor danés y Pol Oriach aumentó el ritmo de forma endiablada. Pese a estar a más de 20 metros de distancia de Christensen, fue recortando a gran velocidad la ventaja adquirida por el danés, se emparejaron en la última curva, saltaron a la vez la última valla y en la recta final el de Albelda se impuso con mucha solvencia y sin pasar muchos apuros con un tiempo final de 8.41.36. Mejor marca personal y mejor registro europeo. Segundo fue el propio Christensen, que lo vio tan cerca que acabó hasta llorando (8.42.75), y completó el podio el italiano Cesare Caiani (8.50.16).

En Huelva el pasado mes de junio, Oriach paró el crono en 8.43.16, lo que ya supuso récord de Aragón de la distancia y la categoría, que estaba en poder de Toni Abadía desde el 2009, y que acudiera a la cita continental con el mejor tiempo de todos los participantes. Además, en el Nacional sub-20 que se celebró en Monzón, fue campeón de España con un 8.58.41. Antes, en abril, había logrado un 8.56.79, que le sirvió como mínima para entrar en el Europeo y en el próximo Mundial. Una progresión que no se detiene. 

Por si fuera poco, pese a que se encontraba preparando la prueba de los 3.000 obstáculos a conciencia, en este mismo mes de julio, en Castellón, estuvo a punto de conseguir la mínima para los Juegos Olímpicos en el 1.500 (3.37.67) y, en los 3.000 lisos firmó la segunda mejor marca sub-20 de la historia de España y batió en cinco segundos su tiempo personal.

El albendense, además, es el tercer atleta español sub-20 que logra la medalla de oro en los 3.000 obstáculos después de Antonio Álvarez (1995) y el zaragozano Toni Abadía (2009). «¡Pues qué queréis que os diga! Campeón de Europa y no puedo estar más feliz. Ha sido una carrera muy rara, que he disfrutado muchísimo y que no hubiera sido posible sin la ayuda y el calor del público y de los atletas. Ha sido todo un honor y estoy muy feliz de seguir así», dijo tras vencer Pol Oriach.

Arnedillo, sin fuelle al final

No pudo conseguir el oro ni la plata Mireya Arnedillo, pero se colgó un meritorio bronce en el 1.500 con un tiempo de 4.21.39, a segundo y medio del oro, que fue para la noruega Ostgard (4.19.76), y la plata se la quedó la también española Marina Martínez. La aragonesa respondió al cambio de ritmo del comienzo de la última vuelta y hasta la recta de meta estuvo en la primera posición, pero en los metros finales perdió algo de fuelle y finalmente finalizó tercera.

«Es muy fuerte y una ilusión que después de tantas carreras juntas estemos en el podio las dos juntas. Muchas gracias por el apoyo desde España», afirmó Arnedillo, al lado de Marina Martínez.