ATLETISMO

El Scorpio 71 celebra sus 50 años de "puro atletismo"

La entidad prepara numerosas actividades y celebrará una gala el próximo día 5

Rafa Guerras, presidente del Scorpio 71, presentando los actos del 50 aniversario.

Rafa Guerras, presidente del Scorpio 71, presentando los actos del 50 aniversario. / JAIME GALINDO

El 4 de noviembre de 1971 42 "locos" decidieron crear un club solo de atletismo, liberado de otras estructuras y, 50 años después, el Alcampo Scorpio 71 continúa por la misma senda, como explica su presidente actual, Rafa Guerras. Y ahora celebra su primer medio siglo de "puro atletismo", las medallas, los éxitos, pero también las vivencias, las personas, la vida que todos los que han formado y forman parte del club han compartido durante todos estos años. La entidad ha presentado este martes los actos de festejo de la efeméride en la sala de columnas de Caja Rural de Aragón y con la presencia de históricos y presente del club.

Guerras fue el encargado de desgranar los eventos del 50 aniversario ante Javier de Diego, director general de deportes de la DGA, Cristina García, concejala de deportes del ayuntamiento, Alberto Pallarés, presidente de la Federación Aragonesa de Atletismo, José Antonio Artigas, director de comunicación de Caja Rural de Aragón, y numerosos invitados como Esther Lahoz, Luis María Garriga, Pedro Pablo Fernández, Isabel Macías, Luisa Larraga, Carlos Mayo, Toni Abadía. La celebración ya ha comenzado con actuaciones como la creación del logo del 50 aniversario, que los atletas ya lucen en sus camisetas de entrenamiento, con una campaña de captación de socios protectores, colaboradores y patrocinadores, unas jornadas técnicas que tuvieron lugar en el CAD o la carrera de la infancia que reunió a 1.700 niños y niñas el pasado 26 de septiembre en el parque José Antonio Labordeta.

Hay más, mucho más, porque el club pretende celebrar como se merecen estos primeros 50 años a lo largo de los próximos meses. En eso lleva más de un año trabajando un comité que está presidido de manera honorífica por el rey Felipe VI. "Los fundadores marcaron una línea basada en valores, en los valores propios del atletismo como el esfuerzo, el sacrificio. En el atletismo luchamos contra nosotros mismos, para superarnos, y el Scorpio superó ese individualismo para crear algo superior, este club", explicó el presidente Guerras. La siguiente cita será el 31 de octubre con una jornada de atletismo en la calle que se llevará a cabo en la plaza del Pilar. "Habrá competiciones de exhibición de salto de pértiga y lanzamiento de peso, dos de las más espectaculares de nuestro deporte, así como exhibición de materiales para que el público pueda verlo de cerca", indicó Guerras.

El 1 de noviembre comenzará una exposición de imágenes históricas que podrá verse en la zaragozana Gran Vía hasta el 31 de diciembre. Y el 5 del mes que viene el club regresará a Caja Rural de Aragón para celebrar en sus salones la gala del 50 aniversario. "Las medallas son importantes, pero lo más importante son las personas, las vivencias y la educación que nos ha dado formar parte del Scorpio. Pertenecer a este club nos ha marcado y nos marcará de por vida", señaló Guerras. En esa gala se lanzará el libro que recoge este medio siglo de vida, coordinado por uno de los fundadores, Luis Sol, y que ha contado con la colaboración de más de 40 personas.

La celebración continuará en 2022. El Trofeo Ibercaja Ciudad de Zaragoza regresará al palacio de los deportes de la capital con lo que el club espera que sea un cartel de lujo para que todos los zaragozanos puedan disfrutar del atletismo. Además, la entidad estrena una nueva web, más moderna, en la que pronto se incluirá un ingente trabajo estadístico para recoger todos y cada uno de los resultados del club en todas las competiciones en las que ha tomado parte en estos cincuenta años. Todo esto sin descuidar el día a día de un club que tiene a sus dos equipos, femenino y masculino, en la élite del atletismo español, que aglutina a más de 400 atletas en categorías superiores y que cuenta con una escuela con 300 niños y niñas que continuarán escribiendo la historia del Alcampo Scorpio-71.