Kiosco

El Periódico de Aragón

La montaña en Aragón

La edad no es el límite

Más de 90 mayores de 60 años corren este fin de semana la Gran Trail Aneto Posets en un ejemplo de que con motivación y preparación se alarga la vida deportiva en montaña

María Jesús, con su hija Lucía y su marido Ignacio, en 2019. MARÍA JESÚS PALACÍN

Del ‘pero dónde van esos’ a la admiración hay solo unos pasos. Unos cuantos. Esos miles y miles que se gastan en dar la vuelta del Gran Trail Aneto Posets. Los mayores de los mayores, más de 90 veteranos C (>60 años) apuntados, son ejemplo de cómo se estira la edad en el deporte de montaña. Con cabeza, voluntad, salud, experiencia y entrenando,106 kilómetros y 6.500 metros de desnivel. Mucha tela. La carrera reina tiene su reina. La doble buclé al Aneto y Llardana no asusta a María Jesús Palacín (68). Le da más respeto correr por la noche. E ir sola. Porque su marido, Ignacio Cinto, que le suele acompañar desde que se conocieron en las excursiones del Peña Guara allá por los setenta, «ha tenido que renunciar por lesión», lamenta este mujer brava de Ayerbe.

Jesús Torrecilla 8 El vasco, de 69 años, probará con el Kilómetro Vertical. | MARÍA JESÚS PALACÍN

Ella pensó en tirar la toalla. Pero, no. Había sudado mucho por este reto. «Voy en forma. Hemos estado haciendo un plan de preparación con una entrenadora del club dos días a la semana», indica. Añade su experiencia en la Vuelta al Aneto y la Maratón de las Tucas y un extra de motivación porque «vendrá mi familia a animarme en el recorrido». Una familia de montañas. Sus cuatro vástagos andan, corren, esquían o escalan. «Fue mi hija Lucía la que nos introdujo en las carreras hace 15 años». Abuela de dos nietos y medio, empezó en el monte «con las monjas de Santa Ana» hace 60 años. Y ahí sigue. «Antes sí que pensaban ‘donde van esos’, pero ahora se está normalizando».

Juan Duque 8 El tarraconense asume su 6º Maratón de las Tucas con 70. | JOSÉ SÁNCHEZ

Juan Duque 8 El tarraconense asume su 6º Maratón de las Tucas con 70. | JOSÉ SÁNCHEZ SERGIO RUIZ ANTORÁN

José Sánchez, con 71, es el más veterano de todos los inscritos. Correrá la Vuelta al Aneto (55k +3.600 m). Vive en Villaviciosa de Odón (Madrid) y debuta en Benasque. «Mi reto es terminar», insiste preguntando si hay tiempos de corte. Revisando su currículum su objetivo no es ninguna locura. Ha acabado dos 85k en Ordino y se retiró en el 95 en una ultra. Lleva un lustro corriendo por senderos. Antes hacía asfalto por la Casa de Campo y alguna media maratón, «pero la montaña es más divertida y variada. Soy dicharachero y me pongo a hablar con la gente, que se sorprende cuando digo mi edad». Suele correr 32 kilómetros a la semana por la sierra de Madrid. «Me gustaría que hubiera una categoría más adecuada para mi edad, porque compito con gente de 60 años y se nota». Eso sí, acabe como acabe, cuando termine caerá «un buen vino de Aragón», dice.

José Sánchez 8 Desde Villaviciosa de Odón, debuta con 71 en Benasque. | JUAN DUQUE

José Sánchez 8 Desde Villaviciosa de Odón, debuta con 71 en Benasque. | JUAN DUQUE SERGIO RUIZ ANTORÁN

¿Jubilarse? Eso tú. «Es que la cabeza no me deja parar». En activo, pero muy activo, sigue Juan Duque. Con 70 sigue al pie del cañón en una empresa de Pinseque y los fines de semana vuelve a su casa en Tarragona para subir y bajar por el Parque Natural del Garraf. «El año pasado sumé 1.500 kilómetros cronometrados. Cada sábado hago 20 con mil metros de ascenso en tres horas. Con 70 no puedes parar, porque si lo haces te cuesta mucho recuperar la forma», razona.

En Benasque asume su sexta Maratón de las Tucas (42k +2.500) y «seguramente la última». No porque el cuerpo no le aguante. Cada día se monta 30 o 45 minutos a pedalear en la estática. Está como un toro. «Suelo correr con un grupo de treinteañeros de Barcelona. Suben más rápido, pero bajando y llaneando les cojo», afirma. A los entrenamientos suma un escrupuloso cuidado de la alimentación y casi no bebe. Y todo esto con un tubo implantado en la tibia. «Antes esquiaba y hacía esquí, pero me rompí la tibia y el peroné y me lo prohibieron. Empecé a hacer senderismo y luego a correr. Con 65 mi mujer me regaló un trekking por el Himalaya. Me fui solo. Fue inolvidable», recuerda.

A Jesús Torrecilla le conocen bien en el Valle, donde tiene casa desde 1993. Por el esquí. Vasco de Vitoria, residente en Gijón, será su noveno dorsal en la Gran Trail, aunque con una novedad. «Lo mío es el Kilómetro Vertical. Me apunté hace dos años para probar porque lo hacían por primera vez. Lo suspendieron, pero nos mantuvieron la inscripción», asume. Cinco kilómetros a fuego puyando Salvaguardia. «Pensaba que subirían al Clot de Chil, que es donde entreno, pero lo cambiaron». Con 69 se lo toma con filosofía. «Más que sobrado ya me empieza a sobrar monte», bromea este incombustible con más de 200 carreras.

Compartir el artículo

stats