Comienza una dura misión para el Sala 10

El Sala 10 vuelve a los entrenamientos este lunes con el objetivo de lograr el ascenso, aunque no se consideren favoritos. «Hay equipos diseñados para ascender», afirma Retamar

Jorge Palos, dando instrucciones durante un partido de la pasada temporada.

Jorge Palos, dando instrucciones durante un partido de la pasada temporada. / JAIME GALINDO

Diego Vicente

La pretemporada arranca ya para el Sala 10 en una campaña en la que el equipo zaragozano tiene una dura misión, lograr el ascenso a Primera División y volver al sitio que le corresponde históricamente al club.

La pretemporada como tal empezó los días 4 y 5 de agosto, cuando los jugadores se sometieron a los distintos exámenes y pruebas médicas. Este lunes, los jugadores le quitarán el polvo a sus botas y comenzarán el entrenamiento puro y duro de cara al inicio de la temporada que arrancará el 10 de septiembre con la Copa del Rey y el 17 con la primera jornada de Liga. «Tengo muchas ganas de empezar y más después del sabor amargo del año pasado y de este verano, en el que hemos trabajado mucho para tener la plantilla confeccionada», apunta Jorge Palos, técnico del equipo.

Retamar, que cuenta con 12 temporadas a sus espaldas en Zaragoza, considera que no tienen la vitola de favoritos y cree que los nuevos fichajes (algunos de ellos ya pasaron por el club) pueden aportar ese plus que pueden necesitar. «Hay equipos con más presupuesto y con proyectos diseñados para ascender. Nosotros nos hemos reinventado con refuerzos como Yera o Forga, que vuelven al club mucho más maduros. Vamos a trabajar, pero luego en la pista hay que adaptarse a la categoría porque aquí nadie regala nada. Tenemos que quitarnos la etiqueta de equipo descendido para ponernos el mono de trabajo», dice.

Palos sigue en la misma línea y considera que el primer objetivo de la pretemporada es «hacerse» a la categoría. «He visto la Segunda División, pero no sé su nivel real porque no he competido en ella. Tenemos mucho potencial, porque hay gente joven que con trabajo extra serán grandes jugadores, pero no sé el nivel real. Esta pretemporada tenemos encuentros contra clubs de Segunda, ahí veremos realmente dónde estamos», opina firmemente.

De hecho, el técnico matiza que cuatro de los fichajes que ha realizado el club, de momento, tienen en común que «son de Zaragoza y no tuvieron quizás las oportunidades que merecían al salir de juveniles». Por lo que ahora estas promesas que ya son una realidad tienen que dar un paso al frente. «Hemos traído de vuelta a Ginés, Arlegui, Yera y Forga, que en los últimos años son los mayores talentos del fútbol aragonés. Quiero verles con peso en el equipo, no los hemos fichado para ser el jugador número 14, vienen a ser importantes», subraya el técnico, que también tiene a sus órdenes a las nuevas incorporaciones, Rivera y Flores, dos jugadores en los que tiene gran confianza.

Por otro lado, Retamar hace autocrítica y quiere «hacer piña» con el grupo en esta temporada. «Uno de los objetivos es recuperar esa esencia de vestuario que se perdió con tanto cambio. Hay que recuperar a esos jugadores aragoneses que sienten el escudo y la ciudad», remarca un Retamar que también ve como factor clave mejorar la regularidad en la pista. «En Segunda no debemos tener fisuras y no movernos por dinámicas. Cada partido es muy difícil de sacar, hemos visto encuentros del año pasado del Colo Colo y todos los choques eran igualadísimos con resultados muy dispares. También debemos aprovechar nuestras virtudes como el portero-jugador, que puede ser más diferencial este año», analiza el madrileño.

Para conseguir incrementar su nivel, el club ya tiene prevista su hoja de ruta de pretemporada, enfrentándose a equipos a priori más accesibles como el Alcorisa de Tercera División o la selección española sub-19, para luego subir la intensidad y jugar frente a todo un Levante de Primera o Martorell de Segunda. «Lo que Jorge ha buscado ha sido una progresión de menos a más. Tenemos que olvidar esos equipos de Primera que eran antes lo habitual y poner los pies en el suelo», considera Retamar.

Asimismo, Palos quiere aprovechar estos partidos preparatorios para incidir en aquellos aspectos que no puede trabajar en plena temporada. «El objetivo es que el grupo empiece a funcionar a nivel técnico-táctico y conozca el modelo de juego. Durante el año es muy difícil trabajar, pues tienes un rival cada fin de semana», explica.

En otro orden de ideas, la afición es un aspecto que concierne a ambos. «En Primera había gente que venía a ver a ElPozo o al Barça. Ahora el atractivo tenemos que ser nosotros», dice Palos. Retamar se fija en otra faceta y quiere ver cómo responden ante distintos escenarios. «Quiero ver cómo nos adaptamos a situaciones que no estamos acostumbrados como estar arriba. La idea es arrancar bien y coger dinámicas rápido», finaliza.

Suscríbete para seguir leyendo