Jaime Pradilla sigue recibiendo felicitaciones y homenajes después de conquistar el Eurobasket con la selección absoluta de baloncesto el pasado domingo. El jugador zaragozano, con solo 21 años, fue agasajado en redes sociales desde la misma noche del domingo, recibiendo los parabienes de diferentes entidades como el Real Zaragoza o la Federación Aragonesa de Baloncesto. Tras la celebración en Madrid, Pradilla ha pasado por casa un par de días antes de unirse a su equipo, el Valencia Basket, y ayer le tocó visita institucional. El presidente de Aragón, Javier Lambán, que ya había felicitado al zaragozano por redes, le ha recibido este martes en su despacho del Pignatelli.

Pradilla acudió junto a sus padres y hermanos para verse con el presidente de Aragón, el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, y el director general de Deporte, Mariano Soriano. El jugador colocó la medalla de oro sobre el cuello de Lambán y el presidente del ejecutivo aragonés le hizo entrega de un obsequio. «En el Pignatelli con Jaime Pradilla, un aragonés que ha formado parte de la selección campeona de Europa de baloncesto. Lo recibimos con su madre y hermanos y, en nombre de los aragoneses y del Gobierno de Aragón, le manifestamos nuestro profundo orgullo y le deseamos todos los éxitos», escribió Lambán en redes. «¡Muy agradecido por la invitación y el obsequio otorgado! ¡Viva Aragón!», le respondió Pradilla.

Lambán le hizo entrega de una réplica de las montañas del Pirineo aragonés con la siguiente inscripción: «El Gobierno de Aragón a Jaime Pradilla. Estas montañas son una metáfora que acompañan la grandeza de nuestra gente, tal es el caso de nuestro campeón de Europa de baloncesto. Nos sentimos representados por él y por la selección española. Ordesa como testimonio de gratitud», como le leyó el propio presidente.

Pradilla y Lambán posan sonrientes con la medalla de oro. ANGEL DE CASTRO

El pívot aragonés hizo historia para el deporte de la comunidad. A sus 21 años, Pradilla debutó en un gran torneo con la selección absoluta después de ser habitual en las categorías inferiores y lo hizo ganándose la confianza de Sergio Scariolo. Con un rol de equipo, partiendo muchos días –incluso en la misma final– en el quinteto inicial, Pradilla ha conseguido otra medalla para el baloncesto aragonés 21 años después del bronce que se colgó Lucio Angulo en el Eurobasket de 2001.

Precisamente su juventud fue otro de los valores que destacó ayer Javier Lambán. «Es un orgullo contar con un gran jugador aragonés en la selección y que además tiene un futuro espectacular», aseguró el presidente, que tras la recepción estuvo departiendo un rato con el protagonista y su familia en el despacho.

Jaime Pradilla sigue en una nube. «Todavía no me lo creo mucho, es algo único en la vida. Estoy muy feliz y con muchas ganas de disfrutar del trofeo con mi familia», señalaba el jugador recién aterrizado en España tras la final. El zaragozano, que pasó por las canteras del CBZ y del Casademont Zaragoza antes de debutar en la ACB con el equipo zaragozano y ser fichado por el Valencia, debe asimilar todavía todo lo vivido.

El pívot, uno de los más jóvenes de la concentración, ha compartido habitación con el más veterano, con el capitán Rudy Fernández, toda una enseñanza. «He aprendido mucho y me han ayudado un montón aquí en la selección. Es una experiencia que es única en la vida y estoy muy agradecido con todas las personas que han formado parte de esto», señalaba el jugador. Rudy también tuvo palabras de elogio para su compañero de habitación, destacando el papel que había tenido en el equipo y la trayectoria que le queda por delante. Jaime Pradilla está empezando en la élite pero ya es campeón de Europa.