El secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos, subrayó ayer que, a pesar de la incertidumbre bélica, la economía española "no se ha deteriorado" en el primer trimestre del año. A partir de los indicadores disponibles, el Ministerio de Economía calcula que el PIB creció en el primer trimestre al mismo ritmo que en el último del 2002, es decir alrededor del 2%,. De Guindos agregó que, con el actual nivel de incertidumbre, es inútil hacer proyecciones sobre la duración de la guerra y sus efectos económicos. "La variable fundamental que afectará a la actividad económica española es el precio del petróleo", explicó, más que otras cuestiones, como las cotizaciones bursátiles o el nivel de confianza de inversores y consumidores.

Según De Guindos, si el petróleo se mantiene entre los 25 y los 30 dólares habrá "mejores noticias" sobre el crecimiento económico y la inflación se podría situar por debajo del entorno del 3% que ahora se pronostica para el próximo mayo.

Menos optimista, el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Otmar Issing, transmitió ayer al Parlamento Europeo el mensaje de que la guerra ha complicado las perspectivas de recuperación económica.