Los sindicatos dieron ayer el sí definitivo al expediente de regulación de empleo (ERE) de Telefónica, que afectará a unos 15.000 trabajadores en los próximos cinco años. El coste para la compañía será de unos 3.500 millones de euros (582.351 millones de pesetas), frente a los 4.500 millones que se habían barajado.

En una reunión que dio comienzo a las seis de la tarde --por la mañana aprobaron el convenio colectivo--, las centrales votaron mayoritariamente a favor del expediente de regulación en Telefónica. Del 2003 al 2005, la medida afectará a unos 10.500 trabajadores y entre el 2005 y el 2006, el resto; hasta acercarse a los 15.000 empleados.

UGT y CCOO valoraron ayer el plan de Telefónica como "positivo, puesto que mejora el de 1998, pasando la revalorización por inflación del 1,5% al 2%". Se pagará el 70% del salario hasta la prejubilación, a los 61 años. De esa edad a los 65, la empresa abonará el 34% del salario, frente al 40% del anterior expediente, si bien el período de prejubilación era distinto.

Aunque inicialmente se había estimado un coste de 4.500 millones de euros para los 15.000 trabajadores, fuentes de la compañía lo cifran ahora en 3.500 millones, aunque toda valoración, sin saber el número exacto de trabajadores que se van a acoger al plan el 15 de octubre de este año 2003, es algo aleatoria. También varían los cálculos si se hacen a euros constantes. No es fácil establecer con exactitud lo que costará en el 2005-2006, cuando habrá que revisar parte del ERE.

RESULTADOS El próximo martes, el presidente de la operadora, César Alierta, presentará los resultados semestrales y cifrará la regulación en torno a 3.500 millones citados. El coste se cargará contra los beneficios al final del 2003, cuando se conozca el número de afectados en el ejercicio, y así se hará sucesivamente. En la regulación de 1998 se dotó contra reservas, lo que costó a la operadora críticas de analistas y auditores.

Alierta presentará previsiblemente unos beneficios de entre 1.100 y 1.200 millones de euros, frente a los 5.574 millones de pérdidas del ejercicio anterior.