Los accionistas minoritarios de Terra han ganado una primera batalla a Telefónica. Sólo el 33,6% de los propietarios de títulos de la empresa de internet han acudido a la oferta de adquisición lanzada por la operadora, de forma que la compañía sólo ha llegado al 71,97% de las acciones de su portal de internet, del que ya controlaba un 37,37%. Aunque la empresa que preside César Alierta no tendrá el 75% que se había fijado como mínimo en la OPA, continuará adelante con la operación, tal y como comunicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Ayer, las acciones de Terra subieron hasta 5,10 euros, frente a los 5,25 que fijaba el precio de la OPA de Telefónica. Quedan en el mercado, por tanto, un 21,26% de acciones, que seguirán cotizando y alejan la posibilidad de excluir a Terra de la bolsa. "Nosotros nunca hablamos de una OPA de exclusión.

Sólo si en algún momento hubiéramos llegado a tener el 98% o el 99% de las acciones, lo habríamos pensado. Pero ése no ha sido el caso", explicaban ayer fuentes de la operadora, al tiempo que reconocían que los planes no les habían salido como pensaban. "De todas formas, si esto se considera una victoria por parte de los minoritarios, la verdad es que el tiempo demostrará que es una victoria pírrica" explicaban.

Telefónica tendrá que pagar 1.100 millones de euros (183.025 millones de pesetas) por los 202 millones de acciones de Terra. Y pese a reconocer que fueron excesivamente optimistas en el lanzamiento de la OPA --"no valoramos que hay accionistas que podían no acudir por un componente emocional de irritación. Han preferido perder dinero antes que rendirse", decía un directivo--, la operadora de telecomunicaciones no cambiará sus planes. Además, cuenta con el 6% de las stock options que están en manos de los empleados de la filial de internet y elevan el control al 78%.

OFERTA La CNMV aprobó el pasado 19 de junio la oferta de Telefónica sobre la que en su día fuera la joya de la corona del grupo. La oferta era de 5,25 euros, muy por debajo de los 11,81 de su salida a bolsa en noviembre de 1999.

El precio de la OPA valora el negocio de la filial de internet en 2,16 euros por título. El resto, 3,09 euros por acción, es la caja propia de la empresa. Los 1.731 millones en metálico de Terra superan los 1.726 millones que tendría que pagar Telefónica como máximo por el 100% de su filial.

Desde el lanzamiento de la OPA, los accionistas minoritarios emprendieron una serie de denuncias, acusando a Telefónica de cometer ilegalidades y de estafa. Inicialmente intentaron ante la CNMV que Telefónica subiera el precio de su oferta, pero la operadora se negó.