La entrada en producción en mayo del 2006 de la nueva planta que SAICA ha decidido instalar en El Burgo de Ebro (Zaragoza) elevará la cifra de negocio del grupo industrial papelero en Aragón hasta el 50% del volumen total de facturación de la compañía, que dispone de cien centros de trabajo en cuatro países de la Unión Europea, según puso de manifiesto ayer el presidente de la firma, Joaquín Balet, durante la firma del convenio de colaboración entre la empresa, el Gobierno aragonés y el Ayuntamiento de El Burgo.

SAICA-4, que se levantará junto a los centros 2 y 3 que la compañía ya tiene operativos en la localidad zaragozana, supone una inversión de unos 200 millones de euros, la creación de 110 empleos directos, 45 contratados y 850 indirectos. Su producción se estima en 400.000 toneladas anuales de papel reciclado a partir de papel recuperado. En estos momentos, las distintas factorías de SAICA mantienen una producción de 1,5 millones de toneladas anuales y la facturación global del grupo asciende a 1.078 millones de euros (180.000 millones de pesetas).

Con la nueva planta, el empleo generado por las empresas de SAICA en Aragón alcanzará las mil personas, de las 5.500 que mantiene en todos sus centros de trabajo.

LIDERAZGO EN PAPEL El presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias, recalcó en el acto que "Aragón es una tierra donde se pueden hacer inversiones, como lo demuestra la importante decisión de SAICA, de la que nos sentimos orgullosos y queremos que estén cómodos en la comunidad". Iglesias destacó que "Aragón se ha colocado al frente de la fabricación de papel en España", un liderazgo que hasta ahora mantenían Cataluña y País Vasco, con el 20% de la cuota cada una. La producción en Aragón representaba el 17% de la nacional. La nueva planta y la llegada de empresas como la italiana ICT, también en El Burgo, elevará el porcentaje aragonés hasta situarlo en cabeza.

Para el alcalde de El Burgo, Jesús Martínez, la decisión "simboliza el arraigo de la empresa en el término en que se asienta, a pesar de otras ofertas, quizá mejores" en otras provincias. "Hemos podido competir por disponer de gas, infraestructuras y sobre todo de agua", señaló en una referencia en la que coincidió con todas las partes implicadas. Martínez abogó por que su municipio "crezca armónicamente y poder atraer habitantes".

Por su parte, el responsable de SAICA, Joaquín Balet, que comparte el 90% de la propiedad del grupo con las familias Aragués y Rived, incidió en la "exquisitez de las negociaciones" mantenidas con la DGA y justificó la decisión de quedarse en Aragón "no por las subvenciones", sino por el carácter estratégico de una industria pesada como la papelera "y por el apoyo institucional" y defendió su expansión en Europa "que es nuestro mercado". SAICA dispone también de dos fábricas papeleras en Francia.

SAICA-4 ocupará 30.000 metros cuadrados para el parque de papel recuperado; otros 3.000 se dedicarán a la planta de preparación de pasta que producirá 48 toneladas a la hora. Un edificio de 7.000 metros albergará la máquina de papel y otros 5.000 servirán de almacén con una capacidad de 20.000 toneladas. Una planta de energía suministrará electricidad, vapor de agua y agua caliente para el proceso industrial y 10.000 metros acogerán la planta de tratamiento de aguas.