El Banco de España reitera su advertencia a la banca para que sea más rigurosa en los créditos, una petición que se produce en plena campaña de algunas de las grandes entidades para captar nuevos clientes en el sector hipotecario.

La concesión de préstamos para adquirir vivienda aumentó un 22,5% en los seis primeros meses del presente año, por lo que el Banco de España reclama a bancos y cajas que aumenten sus controles sobre el riesgo. El instituto emisor considera probable una caída en el precio de la vivienda, lo que podría afectar a las cuentas de resultados del sector.

Según los datos del Banco de España, entre enero y junio se observó una ligera moderación en el ritmo de expansión de la financiación para la compra de vivienda, aunque al tiempo se produjo una aceleración del crédito concedido para la construcción y promoción inmobiliaria, que aumentó un 30%.

"El entorno de bajos tipos de interés, la fuerte competencia y el aumento del crédito plantea retos importantes en el control del riesgo", según el supervisor, que compagina tal advertencia con el reconocimiento de "un positivo cambio de tendencia en resultados y en solvencia" de las entidades que conceden créditos hipotecarios.

Aunque la eficiencia de la banca --la relación que existe entre los resultados y el gasto necesario para obtenerlos-- ha mejorado, "aún falta un largo camino por recorrer, especialmente a las cajas de ahorros", afirma la entidad dirigida por Jaime Caruana.

LOS CICLOS ANTERIORES También recuerda que en ciclos económicos similares al actual, "el crecimiento muy elevado del crédito se tradujo en sustanciales aumentos de la morosidad". Esa tendencia no se vislumbra por el momento en las cuentas de las entidades españolas, que en el primer semestre situaron en unos 8.000 millones de euros (1,3 billones de pesetas) el volumen de créditos de dudoso cobro, tras experimentar un incremento muy inferior al de semestres anteriores.

Y advierte del riesgo de una "gradual y ordenada" bajada de precios de la vivienda, como sucedió al principio de los 90, ya que hoy están "algo sobrevalorados", según el tercer Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España.

LA CARGA FINANCIERA FAMILIAR El crédito a los hogares para adquisición de vivienda se ha desacelerado en la primera mitad del año y "la carga financiera que soportan los hogares se mantiene estable gracias a los bajos tipos". Se sitúa en la media de los países de la zona euro.

El informe del Banco de España destaca que la buena evolución de la economía en la actualidad "no debe ocultar que los riesgos a medio plazo persisten". El aumento del endeudamiento de las familias y de las empresas les hace cada vez más vulnerables a perturbaciones adversas en su renta, que es la forma en que el Banco de España alude a una eventual subida de los tipos de interés en la zona euro.

Con todo, la entidad que dirige Jaime Caruana admite que se ha producido una rebaja del riesgo de las entidades y las expectativas para el 2003 son "más favorables".

Por otra parte, el endeudamiento de las familias españolas volverá a alcanzar máximos históricos en 2004, hasta alcanzar el 86,6% de su renta bruta disponible, más de 30 puntos por encima del porcentaje registrado en 1995, según previsiones de Caixa Cataluña publicadas en su último informe de coyuntura.