El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Pedro Solbes, aseguró ayer en Barcelona que "el pacto de estabilidad no está muerto", pese a la decisión de la mayoría de países de romper el martes pasado la disciplina presupuestaria en favor de Alemania y de Francia. Solbes, que pronunció una conferencia en el Círculo de Economía, insistió en que el acuerdo de disciplina presupuestaria en la Unión Europea (UE) sigue "legalmente en vigor" y en que el Consejo de Ministros de Economía (Ecofin) adoptó unas modificaciones, que "no son correctas según la Comisión Europea".

A su entender, "lo que se ha hecho es sólo bloquear una parte de las medidas que pueden tomarse contra los países incumplidores". Con esta decisión, París y Londres lograron eludir las sanciones previstas después de haber superado reiteradamente el déficit público del 3% del producto interior bruto (PIB).

IMPLICACIONES Según Solbes, los cambios forzados por un grupo de países "tendrán muchas implicaciones" y el Ecofin "deberá explicar, justificar su voto y hacer público lo que ha votado cada país" como prevé el propio pacto. Pedro Solbes, acérrimo defensor del pacto en todo momento, dijo que la posición de la Comisión "no es débil" ya que se limitó a velar por el cumplimiento del acuerdo.

También dijo que Bruselas estudiará si hay base jurídica para plantear una demanda contra la decisión del Ecofin ante el Tribunal de Luxemburgo.