La OPEP podría dejar abierta para diciembre la opción de reducir su oferta de crudo si los precios de esa materia prima prolongan el abrupto descenso iniciado hace un mes, según dijo ayer en Viena el ministro de Energía de Qatar, Abdullah bin Hamad Al Attiyah. De momento, a pesar de que los precios del petróleo han caído más de 10 dólares en las últimas cuatro semanas, el ministro qatarí considera que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) concluirá hoy su 142 conferencia ministerial sin cambiar el nivel actual de su oferta.

La mayoría de sus homólogos de la OPEP se había manifestado ya a favor de no modificar la actual cuota de producción vigente, fijada en 28 millones de barriles diarios (mbd) desde el 1 de julio de 2005 y que incluye el bombeo de diez de los países miembros del grupo (todos menos Irak). Hasta la tarde de ayer, sólo Nigeria expresó preocupación por el abrupto abaratamiento del petróleo en cerca de un 15% en los últimos 30 días, y consideró que en la reunión de hoy deberá discutirse esa fuerte tendencia en los mercados.

Sin embargo, tanto Qatar como Arabia Saudí, Argelia, Irán, Libia, Emiratos Arabes Unidos y Kuwait están contentos con la situación actual del mercado y la moderación de los precios. Y es que, con el reciente abaratamiento, las cotizaciones del crudo se han alejado de los máximos históricos alcanzados en julio tras desatarse la violenta crisis entre Israel y el Líbano, pero triplican aún a las registradas en el 2002.

El precio del barril de referencia de la OPEP --compuesto por once tipos de petróleo (uno por cada país miembro)-- ha bajado 10 dólares desde el 8 de agosto, hasta situarse el jueves en 62,84 dólares, pero este nivel fue récord hace menos de medio año, ya que el 10 de abril la cesta-OPEP superó por primera vez los 62 dólares. En todo caso, es lo abrupto del descenso lo que más llama la atención de los productores.