El Ministerio de Vivienda concederá un total de 16.000 ayudas a inquilinos en el 2007, lo que supondrá un desembolso de hasta 44,8 millones de euros, un 167% más que la partida de 16,8 millones presupuestada para el 2006. La cuantía máxima de las ayudas al inquilino, que asciende a 2.880 euros durante dos años, se mantendrá invariable.

La subsecretaria de Vivienda, Mercedes del Palacio, explicó ayer en el Congreso de los Diputados, que el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2007 también incluye una partida de casi 17 millones de euros de la que se beneficiarán 2.800 propietarios de inmuebles en alquiler (el 12% más que en el 2006), en una cuantía que también se mantiene, en 6.000 euros anuales.

Del Palacio explicó que el alquiler es la prioridad del presupuesto del ministerio de Vivienda para el 2007 que suma 1.234 millones. El ministerio dedicará 33.100 ayudas a la construcción de vivienda nueva para su posterior puesta en el mercado del alquiler, un 31,3% más. Las ayudas para la rehabilitación de pisos para ser alquilados se extenderán a 31.000 viviendas. La Sociedad Pública del Alquiler prevé cerrar el 2007 con 6.000 pisos intermediados, lo que supone triplicar los más de 2.000 contratos de arrendamiento de viviendas formalizados en su primer año.