Los niveles de inflación en la zona euro seguirán altos en 2006 y 2007. Así los destaca el Banco Central Europeo (BCE) en su boletín mensual. También anuncia que los precios seguirán por encima del 2% por las previsibles subidas de la energía.

Aunque la tasa de inflación se redujo hasta el 1,8% en septiembre "es probable que se incremente de nuevo en próximos meses de este año y los primeros de 2007". El banco central avanza que la tasa seguirá "por encima del 2% de media" este año y seguirá "en esos niveles en 2007" concluye el informe en ese capítulo.

La causa básica de ese alza es el hecho de que "no puede excluirse que se produzcan aumentos adicionales de los precios del petróleo" y los riesgos sobre la evolución de esos precios siguen "claramente al alza".

Para el BCE, es "imprescindible" que las expectativas de inflación se mantengan "firmemente ancladas" en niveles compatibles con la estabilidad de precios. Por eso no se descarta una nueva subida de tipos, considerándola "justificada".

Tras el alza de la semana pasada, que dejo los tipos en el 3,25%, el banco considera que los tipos de interés oficiales continúan "en niveles bajos", por lo cual, la orientación de la política monetaria del BCE "sigue siendo acomodaticia".

De hecho, el banco subraya que el consejo de gobierno seguirá llevando a cabo "un seguimiento muy cercano" de todos los factores, con el fin de garantizar "la estabilidad" de precios a medio y a largo plazo.

Sobre el crecimiento la zona euro, el BCE se muestra optimista y destaca que la recuperación económica "parece ser algo más intensa".