La cancillera alemana, Angela Merkel, reconoció ayer que su Gobierno estudia la entrada de Alemania en el capital de EADS (el mayor grupo empresarial europeo responsable de fabricar, entre otras cosas, los aviones de Airbus), aunque precisó que el Ejecutivo todavía no ha tomado ninguna decisión a este respecto. "Lo esencial es que tengamos inversores fiables a largo plazo", puso de manifiesto Merkel en el transcurso de una rueda de prensa que tuvo lugar en París, y a la que también asistió el presidente francés Jacques Chirac.

El alcalde de Hamburgo (ciudad que alberga una de las plantas del grupo aeronáutico), Ole von Beust, había asegurado pocas horas antes que el Gobierno alemán ya había comprado una participación en el accionariado de EADS, aunque posteriormente no lo dio por hecho y matizó: "Estoy y sigo convencido de que el Gobierno debe negociar y no ir más tarde que las empresas en su deber patriótico".