La Unión Europea (UE) recibirá hasta el año 2050 un total de 40 millones de inmigrantes, según las estimaciones de la Comisión Europea. Esta cifra, sin embargo, será insuficiente para evitar una reducción de la población europea del 1,9% durante el mismo periodo.

El envejecimiento provocará una reducción de 20 millones en la cifra de la población europea en edad de trabajar durante los próximos 25 años, lo que reducirá la capacidad de crecimiento económico potencial de la UE a la mitad, al pasar del 2% actual a sólo el 1%, según explicó el comisario europeo Joaquín Almunia. En el 2050, la población en edad de trabajar de la UE será 48 millones inferior a la actual. Al mismo tiempo, la población mayor de 80 años habrá aumentado en 32,3 millones (171,6%), y la población entre 65 y 79 años, en 25,6 millones (44,5%).