La junta de accionistas deberá autorizar al consejo de administración cualquier actuación encaminada a impedir el éxito de una opa. Pero esta consulta no será necesaria si la sociedad que lanza la oferta es extranjera y su legislación no incluye esta obligación de consultar a sus socios.

Esta novedad que incluye el proyecto de reforma de la ley del mercado de valores de 1988, aprobado ayer por el consejo de ministros, obligará por ejemplo a la dirección de Endesa a consultar a su accionistas sobre todas las acciones que ejerza para defender la empresa de las opas de Gas Natural y E.ON. La intención de esta medida es que la junta pueda decidir si quiere o no una opa y los métodos que se emplean para que impedir su éxito.

La junta también tendrá la potestad de aprobar si se mantienen o se eliminan los blindajes societarios cuando los hubiere.

Según la vicepresidenta del Gobierno, Maria Teresa Fernández de la Vega, el Ejecutivo ha tratado de transponer en esta reforma dos directivas comunitarias, una de 1999, con el fin de que todos los accionistas tengan un trato equivalente cuando la empresa recibe una oferta de adquisición, que se proteja a los minoritarios para que beneficien de las posibles primas de control y que se mejore la transparencia.