Al límite. El sistema eléctrico español no da abasto. Esa es una de las conclusiones del Observatorio de los Mercados Europeos de Energía realizado por la consultora especializada Capgemini. Según el estudio, España es el país en el que, como consecuencia de la ola de calor el verano pasado y posteriormente de frío en invierno, mayor desequilibrio se produjo entre la producción energética y la demanda en el 2005 y principios de este año.

"El caso más ilustrativo para este periodo es el de España, donde la capacidad real de suministro se redujo un 4% a pesar del aumento de 5.500 megavatios, o el 8%, de la capacidad de generación". El fenómeno que más incidió en el pico de demanda fue el uso de aires acondicionados.

GASODUCTOS CONGESTIONADOS Esta alerta coincide con la lanzada recientemente por Enagás, la compañía que se ocupa de la red de gasoductos en España. La empresa advirtió de que durante el invierno se pueden producir apagones debido a la congestión del sistema para suministrar combustible a las centrales que producen electricidad a partir de gas. La situación peor se concentra en las redes de gasoductos del área de Levante.

La demanda eléctrica creció en septiembre pasado un 5,9%, hasta los 20.693 gigavatios por hora. En los nueve primeros meses del año, la demanda acumulada ascendió a 190.229 gigavatios por hora, con un crecimiento del 3,8%. La energía producida por las eléctricas hasta el pasado 30 de septiembre llegó a 156.122, con un crecimiento del 7,9%.

El resto de la oferta suele ser cubierta con la energía que producen las industrias que venden su excedente al sistema, que suponen casi la quinta parte de la oferta. También se recurre a la importación, aunque este año se vende más electricidad fuera que la que se compra.

El panorama tampoco es halagüeño en el conjunto de Europa. El margen medio entre la oferta y la demanda de electricidad "tocó fondo" al situarse en el 4,8% en el 2005 y principios del 2006, frente al 5,8% del 2004.