En el 2005, los españoles compraron unos 83.000 coches de ocasión en Alemania, el 72% de los casi 116.000 vehículos importados. Su peso en las compras fuera de España no para de crecer en los últimos años. Entre los coches vendidos en el salón de Barcelona había un buen número de Mercedes, una marca que se beneficia del fuerte tirón de los vehículos de gama alta.

A Alemania le siguen en la lista Bélgica, Francia y Estados Unidos. La balanza del comercio exterior era, hasta el 2003, favorable a España gracias a las exportaciones de coches usados por las empresas de alquiler. Pero la reducción de la ventaja de precios que facilitaba las ventas de esos vehículos en Europa ha frenado drásticamente las exportaciones, que en el 2005 se situaron por debajo de las importaciones.

Según los expertos, la salida al mercado español de los coches de alquiler que antes se vendían en el extranjero presionará a al baja los precios.